Por Bradly Condon




Дата канвертавання19.04.2016
Памер22.72 Kb.
Comercio internacional de servicios

Por Bradly Condon

México, junto con los otros 143 miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC), empezó una nueva ronda de negociaciones para liberalizar el comercio internacional de servicios en 2002. Dicha liberalización comenzó a nivel global en 1995 con el Acuerdo General Sobre Comercio de Servicios (GATS, por sus siglas en inglés). Desde entonces, la OMC ha negociado acuerdos específicos sobre servicios financieros y telecomunicaciones. El impacto de estos acuerdos es obvio para cualquier persona que hace llamadas de larga distancia o tiene una cuenta bancaria en México.


Históricamente, los acuerdos comerciales se han enfocado en comercio de bienes. Hay una simple razón para este enfoque. La producción y venta de bienes representaba un mayor porcentaje de la actividad económica en esa época de lo que hoy lo hace. En muchos países, la producción y venta de servicios ahora contribuye en un mayor porcentaje que los bienes. Naturalmente, los países con industrias de servicios competitivos quisieron incluir comercio en servicios en las negociaciones de la OMC.
Además, muchos servicios modernos están fuertemente relacionados con el comercio internacional de bienes. Se necesitan servicios de transporte para los bienes. Se requieren servicios financieros para transferir fondos entre compradores y vendedores y proveer seguros para los bienes durante su transporte. Los servicios de telecomunicaciones permiten transacciones por medio de teléfono, fax e Internet. Los registros financieros de transacciones y asesoría legal en disputa sobre la venta de bienes son servicios profesionales proporcionados por contadores y abogados. La globalización del comercio de bienes está acompañada de una expansión paralela de intercambio internacional de servicios.
Los manufactureros globales de bienes proveen de clientes a los presentadores globales de servicios. Las compañías con estrategias globales mueven más que sólo bienes alrededor del mundo; deben mover a gente entre países donde operan, gente que preste servicios desde ingeniería hasta administración. Además, necesitan mover recursos financieros entre las fronteras, un servicio que puede ser llevado a cabo de manera más eficiente por prestadores globales de servicios financieros. En las complejas transacciones de negocios internacionales se necesitan sofisticados servicios profesionales de compañías de consultoría global contable y legal.
Asimismo, las compañías y otros clientes que operan a nivel nacional buscan servicios innovadores y de alta calidad que ofrecen las compañías globalmente competitivas. Los países con menos avance económico pueden contar con los mejores servicios abriendo sus mercados a la competencia internacional en servicios, lo que facilita su participación en la economía global.

Cómo los servicios se entregan internacionalmente


Existen más formas para entregar bienes; esto hace que la liberalización del comercio de servicios sea, por lo menos, tan complicada como el libre comercio de bienes. A pesar de que el GATT (Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio) y acuerdo relacionados llevan más de cincuenta años persiguiendo el libre comercio mundial, aún quedan muchas cosas por hacer. Se puede esperar que las negociaciones del GATS tarden otros cincuenta años antes de alcanzar el libre comercio de servicios. El GATS clasifica la entrega de servicios de cuatro diferentes modos: 1) oferta transfronteriza; 2) consumo al extranjero; 3) presencia comercial o de persona moral, y 4) presencia de persona física. Esta clasificación se refiere tanto a las barreras que impiden la provisión internacional de servicios como a las opciones de entrega disponibles para las empresas.
La oferta transfronteriza se refiere a una compañía en un país vendiéndole un servicio a otra en otro país, sin que uno u otro cruce físicamente la frontera. Un claro ejemplo de esto sería un inversionista en México que hace uso de servicios de un corredor bursátil en Estados Unidos por teléfono o Internet. La Internet ha dificultado la edificación de barreras por parte de los gobiernos nacionales para regular este tipo de comercio, pues dichas transacciones son difíciles de detectar, mas aún, cuando el tipo de servicio prestado consta de consultoría profesional.
El consumo al extranjero se da cuando el consumidor viaja al país donde se encuentra el prestador de servicios y adquiere ahí el servicio. Por ejemplo, alguien que vive en México podría viajar a los Estados Unidos en busca de atención médica. Los habitantes de un país muchas veces utilizan servicios cuando viajan al extranjero; los turistas rentan cuartos de hotel y automóviles, disfrutan de los servicios de un restaurante y adquieren servicios financieros como el seguro del automóvil rentado o el simple cambio de moneda. Al igual que con la oferta transfronteriza, es difícil para los gobiernos regular este tipo de intercambio de servicios.
La presencia comercial o de personas morales alude a la incorporación por parte de un consorcio extranjero en otro país para ofrecer ahí sus servicios. Un banco, por ejemplo, puede abrir una sucursal o comprar a un banco extranjero para ofrecer sus servicios. La presencia comercial casi siempre significa algún tipo de inversión toman la forma de regulaciones de inversión extranjera. Sin embargo, la mayoría de los países buscan la inversión extranjera como manera de incrementar el crecimiento económico, crear trabajos y obtener tecnología que comúnmente acompaña a la inversión extranjera.
La presencia de personas físicas atañe a la entrega de un servicio que requiere que el país importador emita una visa de entrada para la persona que entra al país. Éstas pueden variar, desde visas temporales que permiten que el profesional ingrese al país para aconsejar al cliente hasta visas de mayor plazo para que compañías extranjeras coloquen a sus ejecutivos en el país anfitrión con el fin de manejar sus cuentas locales. Resulta más problemático para muchos países proporcionar este tipo de ingreso, pues significa ceder cierto control sobre la política migratoria, un área políticamente sensible.
La forma en la que se entregan sus servicios es un tema muy importante para las firmas prestadoras de servicios. La mejor manera varía según el origen del negocio. Algunas son más costosas que otras; por ejemplo, invertir en una oficina en el extranjero es más costoso que poner un sitio web por el cual se puede atender a un mercado global. Algunos servicios requieren establecer su presencia por medio de inversión extranjera, como limitar la participación extranjera en compañías nacionales, puede impedir el control sobre la inversión. Por tanto, la estrategia que utilice la compañía para entrar al mercado dependerá, en parte, del modo de entrega de servicios permitido bajo legislación de los acuerdos comerciales internacionales.

Estrategias globales de negocios y comercio de servicios



Grosso modo, la liberación del comercio afecta a las empresas en tres áreas: en la compra, en la venta y en la competencia. En el área de servicios, donde el proceso de liberalización de comercio apenas comienza, las empresas deben prepararse para el futuro pensando de manera global en estas tres áreas, además de lidiar con el estado actual de los hechos.
Respecto a la compra de servicios, las empresas deben buscar el mejor servicio y precio más bajo a nivel global para evitar altos costos de operación y mantenerse competitivas. Acerca de la venta de servicios, las empresas deben decidir cómo hacer la entrega de servicio y dónde. En la competencia, éstas deben hacer un benchmarking y compararse con las mejores del mundo.
Las estrategias que implemente una empresa varían según la naturaleza del servicio y las barreras existentes al comercio internacional e inversión extranjera. Las estrategias de entrada al mercado están restringidas por los tipos de límites impuestos a las empresas extranjeras. La oferta transfronteriza de servicios como el teléfono o Internet pueden estar limitadas de varias formas; por ejemplo, en la industria de servicios financieros, los Estado Unidos y Canadá liberaron este modo de entrega bajo la OMC, pero mantuvieron restricciones que prevenían que las compañías solicitaran negocios. Mientras que el servicio puede ser entregado por estos medios, el mercadeo no.
En atención al consumo al extranjero, donde el cliente viaja al país del vendedor de servicios y quiere adquirir servicio ahí, los países anfitriones pueden imponer límites a la provisión de servicios de los extranjeros. Por ejemplo, aquéllos que no radiquen en México no pueden abrir cuentas bancarias en el país y los que no sean residentes de Canadá no pueden hacer uso de servicios de intermediarios bursátiles en ese país. Sin embargo, las empresas canadienses de servicios bursátiles han obtenido acceso a los no residentes por medio de subsidiarias en países que no restringen el servicio a los residentes y, desde allí, acceso para clientes alrededor del mundo vía teléfono, fax o Internet.
En las industrias de conocimiento intensivo, tales como consultoras, la disponibilidad de visas para personas físicas afecta las decisiones de reclutamiento y promoción de puestos. También influye en la transferencia de personal para facilitar el intercambio de conocimiento y experiencia entre las operaciones en diferentes países. La tecnología puede ser utilizada para transmitir y estandarizar el conocimiento sin el movimiento físico de las personas. Las bases de datos de conocimiento McKinsey, por ejemplo, están disponibles para todos sus consultores por Internet, y un consultor en un país puede contactar a uno en otro país para acceder a su conocimiento por teléfono o correo electrónico.
Las restricciones a la inversión extranjera afectan el modo en el cual las compañías pueden ejercer control sobre sus operaciones en otros países. Las estrategias de alianza y fusión deben variar según las restricciones sobre la participación permitida por extranjeros (subsidiarias, joint ventures o acuerdos contractuales). El grado de control que una empresa desee ejercer sobre sus operaciones internacionales se verá restringido donde la entrada al mercado sea permitida sólo por medio de pequeñas participaciones en empresas conjuntas con compañías locales. Así, las alianzas estratégicas entre empresas podrías ser una necesidad en vez de una simple opción.
La industria de las aerolíneas es un buen ejemplo. Las restricciones sobre la inversión extranjera y los derechos de aterrizaje han orillado a las compañías a buscar alianzas entre ellas para poder abastecer al mundo entero con sus servicios a menor costo por medio de economías de escala en actividades tales como mercadotecnia, sistemas de reservaciones y mantenimiento. Las restricciones sobre la inversión extranjera han evitado varias fusiones y adquisiciones por medio de las cuales se hubiera podido garantizar la competitividad mundial.
Las compañías necesitan estrategias para esquivar las restricciones y explotar las oportunidades creadas o las lagunas en los acuerdos. Por ejemplo, se le puede permitir a una compañía europea adquirir una subsidiaria en Norteamérica para obtener acceso al mercado del que disfruten las empresas canadienses, estadounidenses o mexicanas bajo el TLCAN. Las compañías también deben considerar vías alternas para evadir las restricciones; una empresa puede hacer uso de un acuerdo contractual con la otra para entrar a un mercado donde no se permitan métodos alternos de entrada.
Algunas veces los acuerdos contractuales resultan ser una estrategia superior aún donde se permiten otros métodos de entrada al mercado. Por ejemplo, la compañía sueca de seguros, Skandia, ha utilizado un sistema global de acuerdos contractuales para externalizar su manejo de inversiones y distribución al por menor de sus productos de fondos mutuos, lo que le ha permitido expandirse globalmente más rápido que sus competidores y a un menor costo. Skandia retuvo el control sólo sobre el diseño de sus productos y sobre la coordinación administrativa. Dónde podía agregar el mayor valor.
La tecnología de la comunicación ha facilitado la globalización de muchos servicios para que las empresas adopten planes a nivel mundial aún en lugares donde el gobierno restringe las opciones estratégicas. Mientras los acuerdos de comercio internacional eliminan las restricciones sobre el comercio en servicios y expanden las posibilidades estratégicamente de las empresas, la competencia entre los servicio crecerá. Las empresas que han empleado estrategias para esquivar las restricciones gubernamentales antes de tiempo estarán mejor posicionadas para competir en un mundo con una economía de servicios más liberalizada.

Conclusión


Muchos negocios son grandes consumidores de servicios que son proporcionados de manera incrementada en una escala global. Las compañías que producen bienes requieren servicios de transportación para distribuirlos internacionalmente. Necesitan también servicios financieros para procesar pagos internacionales y manejar créditos. Del mismo modo, utilizan servicios de telecomunicaciones para comunicarse a todo el mundo. Así, aprovechan también servicios profesionales como asesoría contable y legal. El crecimiento del comercio internacional de bienes ha hecho proliferar la globalización de muchos servicios, que a su vez ha llevado a grandes esfuerzos por liberalizar el comercio de los mismos.
Debido a que la liberalización del comercio de servicios apenas ha empezado, determinar cuáles pueden ser intercambiados libremente y de qué modo pueden ser entregados es una ardua tares. No obstante, es importante para las empresas prestadoras de servicios, para que puedan escoger qué estrategia utilizar. Más vital es que las compañías deben seguir el proceso de liberalización muy de cerca para anticiparse a los hechos futuros.


База данных защищена авторским правом ©shkola.of.by 2016
звярнуцца да адміністрацыі

    Галоўная старонка