Otra europa es posible




Дата канвертавання19.04.2016
Памер59.77 Kb.
OTRA EUROPA ES POSIBLE:

CARTA ALTERNATIVA DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES DE LA UNIÓN EUROPEA
G. Buster

(Viento Sur)

La Carta de Derechos Fundamentales fue elaborada por una Convención designada por el Consejo Europeo, sin garantías democráticas. Los sindicatos y ONGs europeos desarrollaron una intensa campaña de cabildeo para incorporar en su redacción los derechos humanos y sociales recogidos en los Pactos de Naciones Unidas de 1966 y las constituciones más progresistas de los estados miembros. A pesar de ello, el resultado fue decepcionante y la Carta de Derechos Fundamentales no recogió ni siquiera el nivel medio de derechos sociales existentes en la Unión Europea, poniendo fin a las ilusiones de un “modelo social europeo”. Por poner un ejemplo elemental, el “derecho al trabajo”, es decir a un puesto de trabajo, elemento básico de un estado social de derecho, quedó recogido, pero desvirtuado, en la Carta como el “derecho a trabajar”, propio de una concepción neoliberal.
El Consejo Europeo de Niza se dio por enterado del texto, pero no lo recogió en el Tratado, por la fuerte oposición del Gobierno Blair. La Convención para la Constitución Europea decidió incorporar la Carta al texto constitucional, pero la delegación británica impuso una de sus “líneas rojas” en forma del Título VII de la Parte II, “Disposiciones generales aplicables a la interpretación y aplicación de la Carta”. Esta interpretación de la Carta no solo limita su aplicación a las competencias de la Unión - entre las que no se encuentra precisamente la política social- sino que además establece que debe hacerse de acuerdo con las “tradiciones constitucionales” de los estados miembros.
Una orientación alternativa de la Carta debe comenzar por exigir la aplicación plena y universal de los derechos fundamentales en todo el territorio de la UE, colocándola por encima de los derechos de los estados miembros. Es decir, eliminando de entrada el Titulo VII y sus “interpretaciones”. Pero otras enmiendas son también esenciales para asegurar que la Carta incorpore las “mejoras prácticas” existentes en el derecho constitucional de los estados miembros y los Pactos de Naciones Unidas. En el texto que sigue se han recogido las principales reivindicaciones del movimiento sindical europeo, las Euromarchas de trabajadores temporales, precarios y parados y de la Marcha Mundial de las Mujeres.
   

Preámbulo



1.- Los pueblos europeos, al crear entre si una unión cada vez más estrecha, han decidido compartir un porvenir pacífico basado en valores comunes.

2.- Conscientes de su patrimonio espiritual y moral, la Unión está fundada sobre los valores indivisibles y universales de dignidad humana, la libertad, la igualdad y la solidaridad; y se basa en los principios de la democracia y el Estado de Derecho. Al instituir la ciudadanía de la Unión y crear un espacio de libertad, seguridad, bienestar social y justicia, sitúa a la persona en el centro de su actuación.

3.- La Unión contribuye a la preservación y al fomento de estos valores comunes dentro del respeto de la diversidad de culturas y tradiciones de los pueblos europeos, así como de la identidad nacional de los Estados miembros y de su organización de los poderes públicos en el plano nacional, regional y local; vela, merced a la libre circulación de personas, bienes, capitales y servicios, por un desarrollo equilibrado y sostenible.

4.- Por ello es necesario, dotándolos de mayor presencia en una Carta, reforzar la protección de los derechos fundamentales a tenor de la evolución de la sociedad, del progreso social y de los avances científicos y tecnológicos. Estos derechos fundamentales y sociales serán garantizados a todos los ciudadanos en la Unión Europea. En la medida en que lo permitan las condiciones sociales y económicas, la Unión Europea ampliará el alcance de los derechos sociales. Todos los derechos sociales existentes de facto o de jure en los estados miembros de la Unión serán protegidos.

5.- La presente Carta reafirma, respetando las competencias y misiones de la Unión, así como el principio de subsidiariedad, los derechos reconocidos especialmente por las tradiciones constitucionales y las obligaciones internacionales comunes de los Estados miembros, del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales, de las Cartas Sociales adoptadas por la Unión y por el Consejo de Europa, así como de la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. En este contexto, los tribunales de la Unión y de los Estados miembros interpretarán la Carta atendiendo debidamente a las explicaciones elaboradas bajo la responsabilidad del Presidium de la Convención que redactó la Carta.

6.- El disfrute de tales derechos conlleva responsabilidades y deberes tanto respecto de los demás como de la comunidad humana y de las futuras generaciones.

7.- En consecuencia, la Unión reconoce los derechos y libertades enunciados a continuación.

CAPÍTULO I: DIGNIDAD



Artículo 1. Dignidad de la persona

La dignidad humana es inviolable. Será respetada y protegida.



Artículo 2. Derecho a la vida

1.- Toda persona tiene derecho a la vida.

2.- Nadie podrá ser condenado a la pena de muerte ni ejecutado.

Artículo 3. Derecho a la integridad de la persona

1.- Toda persona tiene derecho a su integridad física y mental. Toda persona tiene derecho a decidir sobre su cuerpo. El derecho de aborto de las mujeres está reconocido por la Unión. Una ley europea establecerá los términos del derecho de las personas a morir dignamente y del testamento vital, incluido la donación de órganos.

2.- En el marco de la medicina y la biología se respetarán en particular los principios siguientes:

- consentimiento libre e informado de la persona de que se trate,

- prohibición de las prácticas eugenésicas, y en particular de las que tienen por finalidad la selección de las personas,

- prohibición de que el cuerpo humano o partes del mismo se conviertan en objeto de lucro,

- prohibición de la clonación reproductora de seres humanos.

Artículo 4. Prohibición de la tortura y de las penas o los tratos inhumanos o degradantes

Nadie podrá ser sometido a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes.



Artículo 5. Prohibición de la esclavitud y del trabajo forzado

1.- Nadie podrá ser sometido a esclavitud o servidumbre.

2.- Nadie podrá ser constreñido a realizar un trabajo forzado u obligatorio.

3.- Se prohíbe la trata de seres humanos.

CAPÍTULO II: LIBERTADES



Artículo 6. Derecho a la libertad y a la seguridad

Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad.



Artículo 7. Respeto a la vida privada y familiar

Toda persona tiene derecho al respeto de su vida privada y familiar, de su domicilio y de sus comunicaciones.



Artículo 8. Protección de datos de carácter personal

Toda persona tiene derecho a la protección de los datos de carácter personal que la conciernan. Estos datos se tratarán de modo leal, para fines concretos y sobre la base del consentimiento de la persona afectada o en virtud de otro fundamento legítimo previsto por la ley. Toda persona tiene derecho a acceder a los datos recogidos que la conciernan y a su rectificación. El respeto de estas normas quedará sujeto al control de una autoridad independiente.



Artículo 9. Derecho a contraer matrimonio y derecho a fundar una familia

Se garantizan el derecho a contraer matrimonio y el derecho a fundar una familia según las leyes nacionales que rijan su ejercicio a todas las personas.



Artículo 10. Libertad de pensamiento, de conciencia y de religión

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión. Este derecho implica la libertad de cambiar de religión o de convicciones, así como la libertad de manifestar su religión o sus convicciones individual o colectivamente, en público o en privado, a través del culto, la enseñanza, las prácticas y la observancia de los ritos. Se reconoce el derecho a la objeción de conciencia de acuerdo con las leyes nacionales que regulen su ejercicio. La educación de la religión se hará fuera de las aulas donde se imparta la educación obligatoria.



Artículo 11. Libertad de expresión y de información

1.- Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o de comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber injerencia de autoridades públicas y sin consideración de fronteras.

2.- Se respetan la libertad de los medios de comunicación y su pluralismo.

Artículo 12. Libertad de reunión y de asociación

Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión pacífica y a la libertad de asociación en todos los niveles, especialmente en los ámbitos político, sindical y cívico, lo que implica el derecho de toda persona a fundar con otras sindicatos y a afiliarse a los mismos para la defensa de sus intereses.

Los partidos políticos a escala de la Unión contribuyen a expresar la voluntad política de los ciudadanos de la Unión.

Artículo 13. Libertad de las Artes y de las Ciencias

Las artes y la investigación científica son libres. Se respeta la libertad de cátedra.



Artículo 14. Derecho a la educación

1.- Toda persona tiene derecho a la educación y al acceso a la formación profesional y permanente. Este derecho incluye la facultad de recibir gratuitamente la enseñanza obligatoria. La educación será obligatoria para todos los ciudadanos de la Unión Europea hasta la edad de 18 años o la obtención antes de esa edad del título de bachiller o equivalente de formación profesional.

2.- Se respetan, de acuerdo con las leyes nacionales que regulen su ejercicio, la libertad de creación de centros docentes dentro del respeto de los principios democráticos, así como del derecho de los padres a asegurar la educación y la enseñanza de sus hijos conforme a sus convicciones religiosas, filosóficas y pedagógicas.

Artículo 15. Libertad profesional y derecho a trabajar

1.- Para ganarse la vida, toda persona tiene derecho a trabajar un empleo y ejercer una profesión libremente elegida o aceptada.

2.- Todo ciudadano de la Unión tiene la libertad de buscar un empleo, de trabajar, de establecerse o de prestar servicios en cualquier Estado miembro.

3.- Los nacionales de terceros países que estén autorizados a trabajar en el territorio de los Estados miembros tienen derecho a unas condiciones laborales equivalentes a aquellas que disfrutan los ciudadanos de la Unión. Los nacionales de terceros países que trabajen en el territorio de la Unión Europea tendrán los mismos derechos sociales y condiciones de trabajo que los ciudadanos de la Unión.

Artículo 16. Libertad de empresa

Se reconoce la libertad de empresa de conformidad con el derecho de la Unión y con las legislaciones y prácticas nacionales.



Artículo 17. Derecho a la propiedad

1.- Toda persona tiene derecho a disfrutar de la propiedad de sus bienes adquiridos legalmente, a usarlos, a disponer de ellos y a legarlos. Nadie puede ser privado de su propiedad más que por causa de utilidad pública y en los casos y condiciones previstos por la ley y a cambio de una justa indemnización por su perdida. El uso de los bienes podrá regularse por ley en la medida que resulte necesario para el interés general. Todas las personas tienen derecho a poseer, disponer y disfrutar de los bienes que haya adquirido legalmente para su uso. La propiedad de los medios de producción estará sujeta, en interés del bien común, a condiciones y limites de acuerdo con la ley.

2.- Se protegerá la propiedad intelectual.

Artículo 18. Derecho de asilo

Se garantiza el derecho de asilo dentro del respeto de las normas de la Convención de Ginebra de 28 de julio de 1951 y del Protocolo de 31 de enero de 1967 sobre el estatuto de los refugiados y de conformidad con el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea.



Artículo 19. Protección en caso de alejamiento, expulsión y extradición

1.- Se prohíben las expulsiones colectivas.

2.- Nadie podrá ser alejado, expulsado o extraditado a un Estado en que pueda ser sometido a la pena de muerte, a tortura o a otras penas o tratos inhumanos o degradantes.

CAPÍTULO III. IGUALDAD



Artículo 20. Igualdad ante la Ley

Todas las personas son iguales ante la Ley.



Artículo 21. No discriminación

1.- Se prohíbe toda discriminación, y en particular la ejercida por motivos de sexo, raza, color, orígenes étnicos o sociales, características genéticas, lengua, religión o convicciones, opiniones políticas o de cualquier otro tipo, pertenencia a una minoría nacional, patrimonio, nacimiento, discapacidad, edad u orientación sexual.

2.- Se prohibe toda discriminación por razón de nacionalidad en el ámbito de aplicación de la Constitución y sin perjuicio de sus disposiciones específicas.

Artículo 21 bis. Renta de solidaridad

Todos los ciudadanos tienen derecho a una renta de solidaridad mínima garantizada y determinada por la Unión.

Artículo 22.Diversidad cultural, religiosa y lingüística

La Unión respetará la diversidad cultural, religiosa y lingüística.



Artículo 23. Igualdad entre hombres y mujeres

La igualdad entre hombres y mujeres será garantizada en todos los ámbitos, inclusive en materia de empleo, trabajo y retribución.

El principio de igualdad de trato no impide el mantenimiento o la adopción de medidas que ofrezcan ventajas concretas a favor del sexo menos representado.

Artículo 24. Protección del menor

1.- Los menores tienen derecho a la protección y a los cuidados necesarios para su bienestar. Podrán expresar su opinión libremente. Ésta será tenida en cuenta en relación con los asuntos que les afecten, en función de su edad y de su madurez.

2.- En todos los actos relativos a los menores llevados a cabo por autoridades públicas o instituciones privadas, el interés superior del niño constituirá una consideración primordial.

3.- Todo menor tiene derecho a mantener de forma periódica relaciones personales y contactos directos con su padre y con su madre, salvo si son contrarios a sus intereses.



Artículo 25. Derecho de las personas mayores

La Unión reconoce y respeta el derecho de las personas mayores a llevar una vida digna e independiente y a participar en la vida social y cultural. A este fin, la Unión, de acuerdo con el principio de subsidiaridad, velará por que disfruten de una pensión digna, que en ningún caso podrá ser inferior a la renta de solidaridad.



Artículo 26. Integración de las personas discapacitadas

La Unión reconoce y respeta el derecho de las personas discapacitadas a beneficiarse de medidas que garanticen su autonomía, su integración social y profesional y su participación en la vida de la comunidad. A este fin, la Unión, de acuerdo con el principio de subsidiaridad, garantizará su acceso a la renta de solidaridad y ayudas a sus familias en los casos necesarios.

CAPÍTULO IV. SOLIDARIDAD

Artículo 27. Derecho a la información y consulta de los trabajadores en la empresa

Se deberá garantizar a los trabajadores o a sus representantes, en los niveles adecuados, la información y la consulta, con suficiente antelación en los casos y condiciones previstos en el derecho de la Unión y en las legislaciones y prácticas nacionales.



Artículo 28. Derecho de negociación y de acción colectiva

Los empresarios y los trabajadores, o sus organizaciones respectivas, de conformidad con el derecho de la Unión y a las legislaciones y prácticas nacionales tienen derecho a negociar y a celebrar convenios colectivos, en los niveles adecuados, y a emprender, en caso de conflicto de intereses, acciones colectivas para la defensa de sus intereses, incluida la huelga.



Artículo 29. Derecho de acceso a los servicios de colocación

Toda persona tiene derecho de acceder a un servicio público y gratuito de colocación.



Artículo 30. Protección en caso de despido injustificado

Todo trabajador tiene derecho a una protección en caso de despido injustificado, de conformidad con el derecho de la Unión y con las legislaciones y prácticas nacionales.



Artículo 31. Condiciones de trabajo justas y equitativas

1.- Todo trabajador tiene derecho a trabajar en condiciones que respeten su salud, su seguridad y su dignidad.

2.- Todo trabajador tiene derecho a la limitación de la duración máxima del trabajo y a períodos diarios y semanales de descanso, así como a un período de vacaciones anuales retribuidas. El número de horas de trabajo a la semana en la Unión no podrá exceder las 35. La Unión reducirá progresivamente el número de horas de trabajo semanal de acuerdo con los avances en la productividad media de la economía europea.

3.- Los ciudadanos tienen derecho a un contrato de trabajo y a seguridad en su empleo. Todos los trabajadores podrán participar en un convenio colectivo. Los contratos de trabajo individuales en una misma unidad productiva o empresa deberán garantizar al menos los mismos derechos laborales que los previstos en los contratos colectivos negociados por los sindicatos. Los contratos de aprendizaje o temporales se convertirán en fijos en el plazo de un año.

Artículo 32. Prohibición del trabajo infantil y protección de los jóvenes en el trabajo

Se prohibe el trabajo infantil. La edad mínima de admisión al trabajo no debe ser inferior a la edad en que concluye la escolaridad obligatoria, sin perjuicio de disposiciones más favorables para los jóvenes y salvo excepciones limitadas.

Los jóvenes admitidos a trabajar deben disponer de unas condiciones de trabajo adaptadas a su edad y deben estar protegidos frente a la explotación económica y cualquier trabajo que pueda ser perjudicial para su seguridad, salud o desarrollo físico, mental, moral o social, o que pueda poner en peligro su educación.

Artículo 33. Vida familiar y vida profesional

Se garantizará la protección de la familia en los planos jurídico, económico y social.

Con el fin de poder conciliar vida familiar y vida profesional, toda persona tiene derecho a ser protegida contra cualquier despido por una cauda relacionada con la maternidad, así como el derecho a un permiso pagado por maternidad y a un permiso parental con motivo del nacimiento o de la adopción de un niño.

Artículo 34. Seguridad Social y ayuda social

1.- La Unión reconoce y respeta el derecho de acceso a las prestaciones de seguridad social y a los servicios sociales que garantizan una protección en caso de maternidad, enfermedad, accidente laboral, dependencia o vejez, así como en caso de pérdida de empleo, según las modalidades establecidas por el Derecho de la Unión y las legislaciones y prácticas nacionales.

2.- Toda persona que resida y se desplace legalmente dentro de la Unión tiene derecho a las prestaciones de seguridad social y a las ventajas sociales con arreglo al derecho de la Unión y a las legislaciones y prácticas nacionales.

3.- Con el fin de combatir la exclusión social y la pobreza, la Unión reconoce y respeta el derecho a una ayuda social y a una ayuda a la vivienda para garantizar una existencia digna a toda persona que no disponga de recursos suficientes, según las modalidades establecidas por el Derecho comunitario y las legislaciones y prácticas nacionales.

Artículo 34 bis. Vivienda

Todos los ciudadanos tienen derecho a una vivienda digna. Las autoridades públicas garantizarán este derecho ofreciendo viviendas públicas en alquiler. El coste del alquiler será fijado por ley de acuerdo con la renta de solidaridad mínima y el salario medio en el municipio.

Artículo 35. Protección de la salud

Toda persona tiene derecho a la prevención sanitaria y a beneficiarse de la atención sanitaria en las condiciones establecidas por las legislaciones y prácticas nacionales. Una ley europea regulará el nivel mínimo de estas prestaciones y servicios sanitarios en la Unión. Al definirse y ejecutarse todas las políticas de la Unión se garantizará un alto nivel de protección de la salud humana.



Artículo 36. Acceso a los servicios de interés económico general Derecho de acceso a los servicios públicos

La Unión reconoce y respeta el acceso a los servicios de interés económico general, tal como disponen las legislaciones y prácticas nacionales, de conformidad con las disposiciones del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea, con el fin de promover la cohesión social y territorial de la Unión.

Todos los ciudadanos tienen derecho a acceder a servicios públicos en todos los sectores esenciales para garantizar la calidad de vida, el desarrollo sostenible y el ejercicio pleno de la ciudadanía. Se proveerá estos servicios públicos de acuerdo con los principios de acceso general, control democrático, transparencia y continuidad. Todos los ciudadanos tienen derecho a servicios públicos en la educación, cultura, transporte, comunicaciones, cuidado infantil y de personas desvalidas, salud, agua potable, electricidad y calefacción.

Artículo 37. Protección del medio ambiente

Las políticas de la Unión integrarán y garantizarán con arreglo al principio de desarrollo sostenible un alto nivel de protección del medio ambiente y la mejora de su calidad.



Artículo 38. Protección de los consumidores

Las políticas de la Unión garantizarán un alto nivel de protección de los consumidores.

CAPÍTULO V. CIUDADANÍA

Artículo 39. Derecho a ser elector y elegible en las elecciones al Parlamento Europeo

1.- Todo ciudadano de la Unión tiene derecho a ser elector y elegible en las elecciones al Parlamento Europeo en el Estado miembro en el que resida, en las mismas condiciones que los nacionales de dicho Estado.

2.- Los diputados del Parlamento Europeo serán elegidos por sufragio universal directo, libre y secreto.

Artículo 40. Derecho a ser elector y elegible en las elecciones municipales

Todo ciudadano de la Unión tiene derecho a ser elector y elegible en las elecciones municipales del Estado miembro en el que resida, en las mismas condiciones que los nacionales de dicho Estado.



Artículo 41. Derecho a una buena administración

1.- Toda persona tiene derecho a que las instituciones y órganos de la Unión traten sus asuntos imparcial y equitativamente y dentro de un plazo razonable.

2.- Este derecho incluye en particular:

a) el derecho de toda persona a ser oída antes de que se tome en contra suya una medida individual que le afecte desfavorablemente;

b) el derecho de toda persona a acceder al expediente que le afecte, dentro del respeto de los intereses legítimos de la confidencialidad y del secreto profesional y comercial;

c) la obligación que incumbe a la administración de motivar sus decisiones.



3.- Toda persona tiene derecho a la reparación por la Unión de los daños causados por sus instituciones o sus agentes en el ejercicio de sus funciones, de conformidad con los principios generales comunes a los Derechos de los Estados miembros.

4.- Toda persona podrá dirigirse a las instituciones de la Unión en una de las lenguas europeas de la Constitución y deberá recibir una contestación en esa misma lengua.

Artículo 42. Derecho de acceso a los documentos

Todo ciudadano de la Unión, así como toda persona física o jurídica que resida o tenga su domicilio social en un Estado miembro, tiene derecho a acceder a los documentos de las instituciones, organismos y agencias de la Unión, cualquiera que sea la forma en la que estén elaborados.



Artículo 43. El Defensor del Pueblo Europeo de los Pueblos Europeos

Todo ciudadano de la Unión o toda persona física o jurídica que resida o tenga su domicilio social en un Estado miembro tiene derecho a someter al Defensor del Pueblo Europeo de los Pueblos Europeos los casos de mala administración en la acción de las instituciones, organismos o agencias de la Unión, con exclusión del Tribunal Supremo Europeo de Justicia y del Tribunal de Gran Instancia en el ejercicio de sus funciones jurisdiccionales.



Artículo 44. Derecho de petición

Todo ciudadano de la Unión o toda persona física o jurídica que resida o tenga su domicilio social en un Estado miembro tiene el derecho de petición ante el Parlamento Europeo.



Artículo 45. Libertad de circulación y de residencia

1.- Todo ciudadano de la Unión tiene derecho a circular y residir libremente en el territorio de los Estados miembros.

2.- De conformidad con lo dispuesto en la Constitución, se podrá conceder libertad de circulación y de residencia a los nacionales de terceros países que residan legalmente en el territorio de un Estado miembro podrán circular y residir libremente en el territorio de la Unión.

Artículo 46. Protección diplomática y consular

Todo ciudadano de la Unión podrá acogerse, en el territorio de un tercer país en el que no esté representado el Estado miembro del que sea nacional, a la protección de las autoridades diplomáticas y consulares de cualquier Estado miembro, en las mismas condiciones que los nacionales de dicho Estado.

CAPÍTULO VI. JUSTICIA

Artículo 47. Derecho a la tutela judicial efectiva y a un juez imparcial

1.- Toda persona cuyos derechos y libertades garantizados por el derecho de la Unión hayan sido violados tiene derecho a la tutela judicial efectiva respetando las condiciones establecidas en el presente artículo.

2.- Toda persona tiene derecho a que su causa sea oída equitativa y públicamente y dentro de un plazo razonable, por un juez independiente e imparcial, establecido previamente por la ley. Toda persona podrá hacerse aconsejar, defender y representar.

3.- Se prestará asistencia jurídica gratuita a quienes no dispongan de recursos suficientes siempre y cuando dicha asistencia sea necesaria para garantizar la efectividad del acceso a la justicia. Todas las personas tienen derecho de acceso a la justicia como servicio público. La Unión y los estados miembros garantizan el libre acceso a los jueces y a una ayuda legal gratuita para los ciudadanos que no dispongan de recursos suficientes.

Artículo 48. Presunción de inocencia y derechos de la defensa

1.- Todo acusado se presume inocente hasta que su culpabilidad haya sido legalmente declarada.

2.- Se garantiza a todo acusado el respeto de los derechos de la defensa.

Artículo 49. Principios de legalidad y de proporcionalidad de los delitos y las penas

1.- Nadie podrá ser condenado por una acción o una omisión que, en el momento en que haya sido cometida, no constituya una infracción según el Derecho nacional o el Derecho internacional. Igualmente no podrá ser impuesta una pena más grave que la aplicable en el momento en que la infracción haya sido cometida. Si, con posterioridad a esta infracción, la ley dispone una pena más leve, deberá ser aplicada ésta.

2.- El presente artículo no impedirá el juicio y el castigo de una persona culpable de una acción o una omisión que, en el momento de su comisión, fuera constitutiva de delito según los principios generales reconocidos por el conjunto de las naciones.

3.- La intensidad de las penas no deberá ser desproporcionada en relación con la infracción.

Artículo 50. Derecho a no ser acusado o condenado penalmente dos veces por el mismo delito

Nadie podrá ser acusado o condenado penalmente por una infracción de la cual ya haya sido absuelto o condenado en la Unión mediante sentencia penal firme conforme a la ley.



CAPÍTULO VII. DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 49. Ámbito de aplicación

1.- Las disposiciones de la presente Carta están dirigidas a las instituciones y órganos de la Unión, respetando el principio de subsidiariedad, así como a los Estados miembros únicamente cuando apliquen el Derecho de la Unión. Por consiguiente, éstos respetarán los derechos, observarán los principios y promoverán su aplicación, con arreglo a sus respectivas competencias.

2.- La presente Carta no crea ninguna competencia ni ninguna misión nueva para la Comunidad ni para la Unión y no modifica las competencias y misiones definidas por los Tratados.

Artículo 50. Limitación de los derechos garantizados

1.- Cualquier limitación del ejercicio de los derechos y libertades reconocidos por la presente Carta deberá haber sido estipulada por la autoridad legislativa competente. Respetando el principio de proporcionalidad, sólo se podrán introducir limitaciones cuando sean necesarias y respondan efectivamente a objetivos de interés general perseguidos por la Unión, o a otros intereses legítimos en una sociedad democrática o a la necesidad de protección de los derechos y libertades de los demás.

2.- Los derechos reconocidos por la presente Carta que tienen su fundamento en los Tratados comunitarios o en el Tratado de la Unión Europea se ejercerán en las condiciones y dentro de los límites determinados por éstos.

3.- En la medida en que la presente Carta contenga derechos que correspondan a derechos garantizados por el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales, su sentido y alcance serán similares a los que les confiere dicho Convenio, a menos que la presente Carta no garantice una protección más elevada o más amplia.

Artículo 51. Nivel de protección

Ninguna de las disposiciones de la presente Carta podrá interpretarse como limitativa o lesiva de los derechos humanos y libertades fundamentales reconocidos, en su respectivo ámbito de aplicación, por el Derecho Internacional y los convenios internacionales de los que son parte la Unión, la Comunidad o los Estados miembros, y en particular el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales, así como por las constituciones de los Estados miembros.

Artículo 52. Prohibición del abuso de derecho

Ninguna de las disposiciones de la presente Carta podrá ser interpretada en el sentido de que implique un derecho cualquiera a dedicarse a una actividad o a realizar un acto tendente a la destrucción de los derechos o libertades reconocidos en la presente Carta o a limitaciones más amplias de estos derechos y libertades que las previstas en la presente Carta.

 

 

 



 

 

 



 


 


База данных защищена авторским правом ©shkola.of.by 2016
звярнуцца да адміністрацыі

    Галоўная старонка