La crisis de los siglos XIV y XV




Дата канвертавання22.04.2016
Памер41.22 Kb.


Useche






La crisis de los siglos XIV y XV
A finales del siglo XIII, Europa había llegado a los límites del modo de producción feudal: era cada vez más difícil alcanzar el equilibrio entre producción de alimentos y la creciente población. En el caso de los pueblos hispanos, el esfuerzo militar y repoblador de la Reconquista había sido inmenso y el avance territorial excesivamente rápido. De este modo, en el siglo XIV se rompe el equilibrio de todos estos elementos y se produce una crisis, crisis que es general en toda Europa, pero que tiene características especificas en España.

La crisis afecta todos los aspectos de la Edad Media (económicos, políticos, sociales, culturales) sin que se pueda decir que ninguno de esos puntos haya desencadenado la crisis en los otros.


La crisis económica

Agricultura

Una de las causas de la crisis agraria puede ser la disminución de la cosecha de cereales que sería, a su vez, consecuencia del periodo de malas condiciones climatológicas persistentes (sequías, lluvias a destiempo, agotamiento de los terrenos, crisis de subsistencias, etc). Por esta razón a partir del año 1301 comienza a hablarse de los «malos años»: se destacan la crisis de1333 y la hambruna de 1343, eventos que sin duda, prepararon la llegada de la Peste negra. A pesar de que, paradójicamente, la gran mortandad de la pandemia disminuyó la incidencia de las hambrunas, ocurre nuevamente una en 1374.

Esta situación propició la huida de sus tierras de los campesinos más pobres. Así, se juntaban en bandas de mendigos y bandoleros, y se refugiaban a las ciudades, creando un ambiente de pobreza y crimen. Como consecuencia, el campo sufrió una drástica reestructuración y los nobles, el clero y la oligarquía urbana se apropiaron de numerosas tierras forzando a la desaparición de los grandes territorios con monocultivo cerealista.

Es, precisamente, en este periodo cuando surge la ganadería ovina como una de las principales fuentes de la economía. También en Andalucía, pero a finales del siglo XV, comienza a crecer el cultivo del olivo.
La expansión de la ganadería ovina

Los nobles y ricos burgueses aprovechan el debilitamiento de la agricultura, para restablecer su maltrecha economía con la cría de ovejas. La ganadería ovina, era muy rentable, tanto para ellos como para los reyes. Esto venía ocurriendo desde el siglo XIII; pero, en el siglo XIV, la despoblación provocada por las diferentes crisis (principalmente la peste) propició la transformación de tierras de labor en pastizales. El comercio de la lana se convirtió en la segunda actividad económica más importante de Castilla. Tanto la nobleza como las órdenes militares, poseían grandes prados. A esto se debe sumar que la Guerra de los Cien Años ralentizó y, a veces, interrumpió la exportación de lana inglesa en el resto de Europa, lo que obligó a los grandes magnates del tejido europeo a recurrir a la lana castellana.


La artesanía y el comercio

La ganadería ovina fue uno de los desencadenantes de la recuperación económica de Castilla, con la aparición y el enorme progreso de las ferias de Medina del Campo o Burgos, y otros centros comerciales de la Meseta (Segovia, Toledo, Cuenca, etc.), la manufactura y otras actividades relacionadas, prácticamente desaparecieron. Castilla se convirtió en un país sin industria, dominado por una aristocracia rural y dependiente del exterior en todos los productos manufacturados.


La Peste Negra

Una gran cantidad de epidemias que sufrió Europa en el siglo XIV son conocidas como Peste negra. Aunque se sospecha que se trata de un conjunto de enfermedades bacterianas —generalmente variantes de la Peste pulmonar, como la Peste bubónica y la Peste septicémica; unidas quizás al Ántrax— que atacaban juntas, no hay una explicación definitiva. Estas enfermedades vinieron de oriente transportadas por las ratas negras de los barcos y se habla de ella por primera vez en el año 1348. La peste tomó su nombre de uno de sus más terribles síntomas: unos ganglios, llamados bubones, de aspecto negruzco que, si reventaban, supuraban sangre y pus. Otros síntomas eran, la fiebre alta, el dolor de cabeza, los escalofríos y los delirios. La mayor parte moría en un plazo de 48 horas.

Las zonas más afectadas eran las más pobladas, sobre todo la costa y las ciudades: (Cataluña perdió en estas epidemias casi el 40% de su población). Esta reducción el la población, afectó también a toda la administración política: murieron cuatro de los cinco consellers y la mayor parte de los oficiales reales, no habiendo candidatos para sustituirlos. Cabe destacar que el propio rey castellano, Alfonso XI, murió de Peste negra en 1350. En la Meseta, al haber menos densidad de población, y ser las ciudades más pequeñas, la incidencia fue menor; estimándose un 25% de bajas.

La crisis social

Las dificultades afectan sobre todo a la masa social, incapaz de hacer frente a las penurias y al alza de precios. La reacción suele ser la desesperación, provocando desórdenes sociales, y en lo espiritual, el refugio en lo trascendente. Hay un ambiente general muy tenso, los grupos sociales toman conciencia de su identidad y luchan encarnizadamente entre sí. Por un lado, están los problemas étnico-religiosos y por otro las luchas entre diferentes clases sociales. Los poderosos, que también sufrieron los rigores de la crisis, aprovecharon las circunstancias para presionar aún más a los grupos más indefensos y reforzar su posición en la sociedad. Para ello, desempolvaron antiguas costumbres feudales, en lo que se ha denominado malos usos señoriales o malfetrías.

En general, la crisis se achacó a algún tipo de castigo divino, lo que despertó la religiosidad popular, la superstición y el fanatismo. Por un lado, proliferan las rogativas y las misas, las procesiones de disciplinantes, vestidos con harapos, flagelándose y pidiendo perdón a Dios. Por otro, se produce una creciente tendencia a refugiarse en lo trascendente, a la búsqueda de respuestas en otra parte, desconfiando de la Iglesia; el caso más extremo (y en España muy minoritario) es la pérdida de confianza en la propia religión: la recuperación de la idea del Carpe Diem, fielmente reflejada en el Decamerón de Bocaccio. Curiosamente, ambas concepciones, acaban uniéndose en la futura Reforma Luterana. En cualquier caso, predominan las explicaciones supersticiosas lo cual lleva a la discriminación de las minorías no cristianas: moriscos y, sobre todo, judíos.

En el orden religioso, es imprescindible citar el Cisma de Occidente, ocurrido a raíz de la vuelta de los papas de Aviñón a Roma, en el año 1378, tras el acuerdo del Concilio de Constanza de deponer a los dos papas rivales, el de Roma, Gregorio XII, y el de Aviñón, Benedicto XIII, para nombrar a un tercero, Martín V, en 1417.


El antisemitismo

Las minorías religiosas son continuamente atacadas. Tradicionalmente se viene considerando que en la España medieval, y hasta el siglo XIV, cristianos, judíos y musulmanes habían convivido pacíficamente en un clima de tolerancia religiosa. Sin embargo, durante la crisis se empezó a dar una auténtica segregación racial y ocurrieron varias matanzas de judíos:

Con la guerra civil de los Trastámara, el aspirante Enrique utilizó el antisemitismo latente en los castellanos para conseguir partidarios: en 1367 sus tropas asaltaron las juderías de Briviesca, Aguilar de Campoo y Villadiego; y sus partidarios saquearon las de Segovia, Ávila y Valladolid. Al terminar la guerra dinástica, el rey quiso enmendar su política, pero el odio a los judíos había arraigado muy hondo. En 1408 se obligó a los hebreos a llevar distintivos y a recluirse en las juderías y, en 1412, la regenta de Castilla, Catalina de Lancaster, prohibió la convivencia entre cristianos y judíos. Dado que los conversos actuaron por temor más que por fe, a menudo practicaban su religión original en secreto, es decir, judaizaban, con lo que el problema del antisemitismo derivó hacia el odio contra los cristianos nuevos. Esta actitud, obedecía en parte a que los judeoconversos mantuvieron sus mismas actividades (odiadas o temidas por los cristianos de "sangre limpia"), conservaron sus riquezas y mejoraron su posición social. Además, como ya no eran judíos carecían de las trabas anteriores, incluyendo matrimonios con cristianos viejos lo que les permitía, a veces, alcanzar títulos de nobleza o altos cargos de la administración y la Iglesia.

En 1449, Álvaro de Luna, protector de conversos y mosaicos, intentó recaudar nuevos impuestos para sus campañas militares, lo que provocó que el alcalde de Toledo, uno de sus enemigos, emitiese el primer Estatuto de Limpieza de Sangre. Sólo los Reyes Católicos supieron imponer una política centralizadora de «paz social» que puso fin a los conflictos causados por la comunidad cristiana con las minorías religiosas: tras conquistar el reino de Granada, expulsaron a los judíos en 1492 y a los moriscos en 1502.


La rebeldía de la nobleza

El progresivo poder económico de la nobleza hizo que ésta reclamara más poder político a la monarquía, para lo que se dedicó a conspirar para debilitar el poder real. Se trataba de mantener una monarquía que asegurase el orden social, pero débil, para poder ser dominada por una nobleza fuerte.

En Castilla, el rey Pedro I (1350-1369), intentó favorecer el nacimiento de una burguesía industrial. La respuesta de la nobleza fue propiciar una guerra civil favoreciendo a su hermanastro, Enrique II, a quien prometieron el trono a cambio de mantener un poder real débil y una nobleza fuerte.
Sociedad y conflicto político en los siglos XIV y XV

El poder político en la Corona de Castilla

Aunque la rivalidad por el poder entre la corona y la nobleza, así como las intrigas palaciegas, son un constante en la España Medieval, es con la dinastía de los Trastámara cuando la crisis política llega a su culminación. En el año 1325 termina la minoría de edad del rey Alfonso XI, quien decide afianzar el poder monárquico, poner fin a la independencia de las ciudades y las cortes, pero colaborando con los nobles para conseguir la pacificación del reino y para combatir a los Moros que amenazaban el estrecho de Gibraltar. Aunque el rey dio soluciones temporales a la presión que surgía en la nobleza, sus sucesores llevarían la peor parte.
La guerra de los Trastámara (1366-1369)

Como consecuencia de la prematura muerte de Alfonso XI, el rey Pedro I fue coronado con tan sólo 16 años; dada su juventud era necesario encontrar a alguien de confianza que le asesorase en el gobierno. Así volvieron las intrigas y rivalidades por conseguir la privanza del rey. El vencedor fue Juan Alfonso de Alburquerque, los perdedores, los hijos ilegítimos de Alfonso XI, Enrique y Fadrique, junto con sus partidarios. A medida que Pedro I crecía, se hacía mayor el descontento general con su privado. Cuando el rey se consideró autosuficiente, prescindió de sus servicios y decidió gobernar personalmente, sin privados. Es más, Pedro I comenzó a otorgar cargos de confianza a la oligarquía castellana, mercaderes y gestores de gran valía, pero sin títulos; muchos de ellos eran incluso judíos o conversos. Esta política deparó grandes beneficios económicos a la corona, pero puso en su contra a la nobleza que tenía en los cargos nobles una de sus fuentes de riqueza y poder.

Los nobles se organizaron en torno a los hermanastros de Pedro I, y fueron derrotados en 1353. Enrique se tuvo que refugiar en Francia. Tras el enfrentamiento, el rey decide eliminar a la nobleza como competidora política (no duda en deponer eclesiásticos, nombrar maestres de órdenes militares, ejecutar nobles disidentes, entre ellos, su propio hermanastro, Fadrique, imponer tributos, confiscar propiedades nobiliaras, etc). Es entonces cuando sus enemigos comenzaron a llamarle El Cruel y sus partidarios El Justiciero.

Debido a sus pactos con Inglaterra en la Guerra de los Cien Años, Pedro I decidió atacar la Corona de Aragón en torno a 1357. El rey de Aragón, en clara inferioridad frente a los castellanos, consiguió la ayuda de mercenarios franceses que venían comandados por el hermanastro huido: Enrique de Trastámara. Éste decidió apoyar a los aragoneses con la condición de que éstos le ayudasen a convertirse en rey de Castilla. Los aragoneses, con los refuerzos de franceses entraron victoriosos en Castilla y coronaron a Enrique II en Burgos, pero Pedro I supo maniobrar, y reforzó sus tropas con mercenarios ingleses, derrotando a su hermano en la Batalla de Nájera (1367). Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos militares, Pedro I estaba perdiendo apoyo social a causa de su excesivo autoritarismo; además se había quedado sin fondos y, al no poder pagar a los mercenarios ingleses, éstos le abandonaron.

Enrique II contraatacó adueñándose de buena parte del reino, hasta que sus tropas se enfrentaron a las de Pedro I. La derrota obligó a Pedro I a refugiarse en el castillo Montiel, pero Enrique II le tendió una trampa, haciéndole creer que podría huir le hizo salir y lo asesinó personalmente.
Periodo de consolidación monárquica

El reinado de Enrique II, una vez satisfechas las promesas a los nobles que le apoyaron, intentó, por todos los medios, volver al statu quo de su padre, Alfonso XI. Mantuvo contenta, pero a la nobleza, volvió a confiar en los judíos y favoreció la recuperación después de tan larga guerra. No hubo tanta suerte con Juan I, su hijo y heredero, que tenía ambiciones hegemónicas con respecto a toda la Península Ibérica, lo que le llevó a atacar a Portugal, siendo derrotado en 1385. De nuevo una muerte accidental prematura del soberano hace que Enrique III sea coronado a los once años. Las minorías de edad de los reyes son siempre creadoras de la inestabilidad. Con la mayoría de edad, el rey siguió la costumbre iniciada con Alfonso XI y seguida por todos los Trastámara: anular políticamente a la nobleza, reducir las prerrogativas de las cortes y las ciudades y fortalecer la corona. Sin embargo, esto tuvo un precio, Enrique III tuvo que apoyarse continuamente en su tío Fernando de Antequera, que acabó convirtiéndose el hombre más poderoso de Castilla y en alguien imprescindible para el monarca: en 1406, Enrique III enfermó y Fernando se hizo cargo del gobierno. Cuando el tío y favorito del rey fue elegido monarca de Aragón en 1412, como Fernando I, no sólo no renunció a su regencia, sino que empleó los pocos años de vida que le quedaban para asegurar el futuro de sus hijos en Castilla, lo que provocaría una nueva situación de crisis, por no decir de guerra civil.


Don Álvaro de Luna y los Infantes de Aragón

Los hijos de Fernando de Antequera, a quienes se conocía con el nombre genérico de los Infantes de Aragón, aprovecharon todo su poder y la minoría de edad del nuevo rey, Juan II, para intentar controlar Castilla. Estos infantes eran Juan, duque de Peñafiel y futuro rey de Navarra (y heredero de su hermano en la corona de Aragón), Alfonso, rey de Aragón, y Enrique, conde de Villena y Maestre de la Orden de Santiago. Éstos contaban con el apoyo de Portugal, Inglaterra, Aragón y Navarra (además de gran parte de la alta nobleza castellana), dejando a Castilla y a su rey una clara situación de aislamiento, con el único apoyo de Francia.

Sin embargo, Juan II contó con la ayuda de un hombre de confianza de energía excepcional, el Condestable Don Álvaro de Luna. Convertido en favorito del rey, expulsó a los Infantes en 1430. Sin embargo, a pesar de su incuestionable fidelidad a la corona, lo cierto es que actuaba con demasiada autonomía, a veces incumplía la ley arbitrariamente, se comportaba despóticamente y acumulaba demasiado poder. El rey, con muy poco carácter, se dejó convencer de que era peligroso para su reino y desterró a don Álvaro de Luna en 1439. Este desliz fue aprovechado por los Infantes de Aragón que volvieron a atacar Castilla, haciendo prisionero al rey en 1443; pero el Condestable volvió a tiempo, infligiéndoles un contundente derrota en la primera batalla de Olmedo (1445), en la que murió uno de los infantes: don Enrique el conde de Villena. La guerra terminó favorablemente para Castilla.

Cuando don Álvaro de Luna se consideraba poco menos que intocable, perdió el favor del rey Juan II, debido a la influencia de su segunda esposa, Isabel de Portugal (madre de Isabel la Católica), y de Juan Pacheco, que aspira a ser el nuevo privado del rey. Aquél fue acusado por el asesinato de Alonso Pérez Vivero (contador mayor del rey) y condenado a muerte. El omnipotente privado real fue ajusticiado en Valladolid, en 1453. Al año siguiente murió el propio Juan II viendo como la soberanía cedía ante los nobles.


Enrique IV y su hermanastro Alfonso (1454 a 1474)

Desde la primera batalla de Olmedo, el descontento de los nobles que habían ayudado a Juan II y a los que el Condestable había dejado de lado, había ido en aumento y se concentró en torno al heredero. Cuando el heredero fue coronado como Enrique IV de Castilla, estaba tan dominado por su séquito que apenas tenía autoridad moral en el reino. Aunque los primeros años del gobierno del rey fueron fructíferos en el ámbito económico, social y de política exterior; la alta nobleza exigía su parte y la monarquía no podía pagar un precio tan alto.

El bando antirrealista se configuró en torno al arzobispo de Toledo, Alfonso Carrillo, el Conde de Haro, el Almirante don Enrique y el Marqués de Santillana. A pesar de los intentos de sus allegados, el rey no fue capaz de enfrentarse a la responsabilidad de iniciar una guerra contra estos enemigos y depurar la oposición. Los nobles opositores, al ver tal debilidad, escenificaron la Farsa de Ávila en 1465: un monigote que representaba al rey fue depuesto, mientras los disidentes coronaban a su hermanastro, el infante don Alfonso, que tenía 11 años. La corona de Castilla se sumió de nuevo en la anarquía. Cuando, finalmente, Enrique IV se decidió a combatir, derrotó a sus opositores en la segunda batalla de Olmedo, 1467; poco después, su hermanastro y rival, el infante don Alfonso moría prematuramente en 1468. Sin embargo, a pesar de tener todo a su favor, el rey volvió a mostrar su carácter débil, negociando con los vencidos. Ellos aprovecharon para ofrecer el trono a su hermanastra Isabel. Pero ella, que tenía muy clara la idea de la monarquía, se negó, porque eso hubiera supuesto convertirse, como lo hizo su difunto hermano Alfonso, en una marioneta.

No obstante, Isabel no despreció la ocasión; aprovechó la falta de carácter de su hermanastro, el rey, consiguiendo de éste que desheredase a su propia hija Juana (la beltraneja) y la pusiese a ella en el primer lugar de la línea sucesoria, a cambio de que Enrique IV pudiera elegir su futuro marido: Tratado de los Toros de Guisando, 1468.

Isabel, que en secreto había recibido el apoyo del rey Juan II de Aragón, ya tenía concertado el matrimonio con su primo Fernando, heredero al trono de su padre. Se casó clandestinamente en 1469, sin permiso del rey de Castilla. Como eran primos, habían obtenido una bula del papa valenciano Alejandro VI. Cuando la boda trascendió, quedó clara la total alianza de Isabel con la Corona de Aragón: de nuevo la amenaza aragonesa se cernía sobre Castilla, incluso los enemigos de Enrique IV se alarmaron, la Guerra civil era inevitable.
Isabel de Castilla y Juana la Beltraneja, la "Segunda Guerra Civil Castellana" (1474-1476)

El matrimonio entre Isabel y Fernando invalidaba el Tratado de los Toros de Guisando y, por tanto, volvía a convertir a Juana en heredera. Sin embargo, Isabel se encargó de enfatizar la impotencia de Enrique IV, a la vez que acusaba a su esposa de infidelidad. Según los rumores difundidos, Juana sería hija de uno de los hombres de confianza del rey, Beltrán de la Cueva, por lo que comenzaron a apodarla "la Beltraneja".

A la muerte del rey, en 1474, Isabel se coronó reina de Castilla y su marido Fernando rey consorte. Para conseguir apoyos, Juana se casó con el rey Alfonso V de Portugal el cual firmó una alianza con Francia. Se puso, entonces, un importantísimo juego de fuerzas que podría marcar el futuro de gran parte de Europa occidental: Isabel, supuesta reina de Castilla y Fernando, heredero de Aragón, junto con una parte de la alta nobleza encabezada por el clan de los Mendoza, contaban, por supuesto, con el apoyo de Aragón, Navarra, Inglaterra, Borgoña, Bretaña y Nápoles. Juana, también presunta reina de Castilla, con el apoyo de Portugal y Francia. Se jugaba algo más que el trono de Castilla, puesto que, según venciera uno u otro bando, Castilla se uniría dinásticamente al reino de Portugal o a la corona de Aragón. Igualmente, el tipo de monarquía estaba en juego, puesto que Isabel planteaba una monarquía autoritaria e independiente de la aristocracia; mientras que Juana representaba a una corona débil y una nobleza poderosa.

La victoria de Isabel y Fernando sobre las tropas portuguesas en la Batalla de Toro, 1476, condujo a la unión dinástica con Aragón y pacificó Castilla, al menos hasta la llegada de Carlos V, en 1516.


Otros puntos importantes a destacar

Alfonso V de Aragón, el Magnánimo (1416-1458) el hijo mayor de Fernando, se vio obligado a asumir la responsabilidad de proteger a sus hermanos los Infantes de Aragón, pero sin mucho convencimiento. Lo que de verdad le atraía a él era la política mediterránea, ya que era, personalmente, un rico mercader. Por esto, marchó a Nápoles a reclamar el trono del reino. A pesar de que no obtuvo victorias militares, llegó a un acuerdo con el señor de Milán, Visconti, para repartirse la influencia en Italia: para Milán el norte, para Nápoles el sur. Alfonso fue coronado en Nápoles en 1442.



De este hecho se desprenden muchas de las posteriores influencias de la literatura italiana en los escritores castellanos.
Contexto histórico y cultural en breve


  • El periodo comprendido por el siglo XIV y XV, es conocido como La crisis europea. Huizinga la denomina el otoño de la edad media.

  • El periodo se caracteriza por una serie de alteraciones constantes, pero sin dirección clara  las mayores transformaciones son económicas, debido a la aparición del tercer estado: la burguesía.

  • La monarquía se fortalece, adquiriendo poder frente a los señores feudales, reuniendo en torno suyo a la aristocracia

  • Se altera la influencia y jerarquía de las órdenes religiosas  el concilio de Viena (1311) condena los múltiples focos de herejía.

  • La peste crea exaltación religiosa un buen ejemplo son los flagelantes.

  • Empieza a haber una preocupación creciente por la pobreza.

  • Los acontecimientos históricos mas importantes son el traslado de la corte pontifica a Avignon, y la guerra de los cien años entre Francia e Inglaterra.

  • La guerra de los cien años tienen influencia en el conflicto entre Don Pedro I y sus hermanos, que comienza un largo periodo de discordias dinásticas y rebeliones de la nobleza, que sólo terminaría con la unificación en 1474.

  • En el aspecto cultural, se intensifican dos corrientes opuestas, pero de cierta manera complementarias: la influencia literaria francesa y clásica, y la influencia hebrea.

  • Los hispano-hebreos adquieren un gran poder económico que producirá a finales del siglo XIV una reacción antisemitita, y a finales del siglo XV, la expulsión.

  • Estas influencias generan nuevas formas de sensibilidad: sentimiento personal (autobiografía), la presencia del autor en la obra, y un tono de intimidad.

  • La literatura sigue siendo didáctica, pero no enfocado en la propaganda religiosa o a la divulgación científica, sino al adoctrinamiento del hombre.

  • En el siglo XV, particularmente, deja de existir una representación fija del mundo.

  • El reinado de Juan II (1406-1454) está marcado por la rebeldía de la nobleza.

  • Esto aspecto se ve principalmente en el encumbramiento, caída y muerte en el cadalso de Alvaro de Luna, y en la ruina de la corte de Enrique IV, el impotente (1454-1474).

  • La crisis de la iglesia se intensifica, y su corrupción y decadencia anuncian la necesidad de una reforma.

  • Se dan las primeras persecuciones a los judíos (Sevilla 1391)  antisemitismo que conduce a la inquisición.

  • El pueblo empieza a intervenir en la vida pública.

  • Se da una profunda preocupación por la muerte  Memento mori.

  • Aparece la clase social de los conversos, que tienen gran relevancia en la producción cultural Juan de Mena, Diego de San Pedro y Fernando de Rojas.

  • Hay todavía influencias árabes, que se transmiten desde los reflejos en el amor cortés de los trovadores provenzales.

  • Surge un humanismo incipiente, que anticipa el renacimiento. Su principal representante es Alonso de Cartagena.

  • Alfonso V de Aragón conquista Nápoles e instala su corte literaria allí, para rivalizar con la que formaban los escritores en Castilla.

  • Nacen y adquieren forma muchos temas literarios fama, fortuna, providencia, fortaleza, sabiduría, templanza y otras virtudes.

  • La evolución de la poesía se caracteriza por los siguiente fenómenos:

    • Fin de las escuelas y tendencias anteriores: clerecía y juglaría.

    • Aparición de una escuela trovadoresca castellana, representada por el Cancionero de Baena.

    • Desarrollo de una poesía doctrinal culta  Juan de Mena y Santillana

    • Desarrollo de la poesía alegórica y satírica

    • Composición de romances viejos.

    • Influencia de la poesía francesa  Roman de la Rose

    • Influencia italiana  Dante, Bocaccio y Petrarca





База данных защищена авторским правом ©shkola.of.by 2016
звярнуцца да адміністрацыі

    Галоўная старонка