El nuevo consumidor




Дата канвертавання19.04.2016
Памер55.58 Kb.



EL NUEVO CONSUMIDOR

Si tuviésemos que describir a los nuevos chilenos a partir de un listado de características que los diferencien de sus predecesores, las más significativas podrían ser:





  • Viven más…

  • Tienen menos niños…

  • No se casan…

  • Son más educados…

  • Más % de estudiantes…

  • Buscan divertirse y vivir experiencias…

  • Trabajan más horas, viven más lejos…

  • Más motorizados…

  • Tienen casa propia…

  • Son más pragmáticos, menos idealistas…

  • Los adultos son niños…

  • Socializan más fuera de la casa o familia…

  • Exigen…

  • Viajan…

  • Quieren tecnología en sus vidas… (50% creció con un computador)

  • Practican deportes aventura…

  • Tienen intereses muy diversos…

  • Tienen menos tiempos, valoran la rapidez…

  • Su hogar es su centro de gastos...

  • Quieren buena vida…

Adicionalmente, es posible apreciar segmentos de consumidores que hace algunas décadas no tenían acceso al consumo directo o indirecto, o éste era muy limitado. Estos grupos de consumidores son los que hoy día conocemos como los “segmentos emergentes”, es decir, los que tienen un mayor potencial de consumo a futuro, entre los cuales se destacan especialmente cuatro:




  • Las mujeres que trabajan fuera del hogar

  • El grupo socioeconómico D

  • Los tween’s o niños entre 8 y 13 años

  • La tercera (y la cuarta) edad



La mujer chilena actual
La nueva mujer se encuentra apremiada por la necesidad de responder a un conjunto de roles contradictorios entre sí. Debe esforzarse por enfrentar distintas responsabilidades ante a las cuales intenta salir airosa y no derrotada en sus papeles de mujer, madre, esposa y trabajadora.
Son muchos los cambios producidos en la vida de la mujer durante las últimas décadas: reconocimiento social por su educación y profesionalización, mayor independencia relativa y capacidad para influir en las decisiones en el trabajo y la familia, y mayor disponibilidad personal del dinero. Este nuevo panorama social la ha situado y destacado como un segmento emergente muy importante a considerar para el marketing.
A su vez, la mujer va teniendo cada vez un poder más creciente y constituyendo una fuerza consumidora mayor. En el segmento ABC1, son responsables del 83% de las compras de productos de consumo, del mobiliario doméstico, del 94% de las vacaciones, del 92% de las compras de viviendas, del 91% de electrodomésticos y el 51% de la adquisición de automóviles.
En relación con los servicios ocurre lo mismo: ellas eligen abrir una nueva cuenta en el banco en una estimación cercana al 89% de las ocasiones y en más de un 75% en relación con los gastos de salud.
Otras cifras dicen relación con que el 48% de las mujeres que ganan el 50% de los ingresos, firman el 80% y pagan el 61% de las facturas y son dueñas del 53% de todas las acciones.


Otro dato interesante es que las mujeres se han convertido en las principales usuarias de la Web; seis de cada diez nuevos usuarios son mujeres, y más del 83% de las mujeres conectadas son quienes toman decisiones en el hogar respecto a las finanzas, la educación y el cuidado médico.


Si a lo anterior agregamos que hoy en Chile uno de cada tres hogares tiene a una mujer como Jefe de Hogar, esto sin duda está afectando tanto el proceso de toma de decisiones como los hábitos de consumo de los chilenos.

El segmento D
Representan el 38% de la población a nivel nacional (el 35% en el Gran Santiago) y tienen ingresos familiares entre UF 10 y UF 21 mensuales.
Históricamente fue un segmento excluido del consumo masivo y diversificado de bienes. Su estándar de consumo estaba reducido a necesidades primarias y básicas, con grandes carencias de acceso a bienes y servicios.
Su incorporación a niveles superiores de consumo se inicia en el ciclo virtuoso de crecimiento a fines de los 80 e inicio de los 90. Es en esos años que ingresan al mercado diversificado de alimentos y de vestuario; es también en ese período en que se expande su calidad de propietarios de vivienda; es cuando empiezan a acceder a bienes durables y a dar los primeros pasos al acceso al crédito, etc.
La larga recesión iniciada en el 98 con sus secuelas de desocupación e incertidumbre del empleo, entre otras, hace perder dinamismo a esta incorporación.
También en este período se generan nuevas prácticas y hábitos de ajuste a la situación restrictiva: revitalización de su acceso a los canales tradicionales de distribución, su reorientación al consumo de marcas propias, incremento del crédito informal, entre otras.


A diferencia del segmento C, que ya tiene décadas de experiencia de integración a la modernidad, el segmento D está en un proceso de integración reciente. Todavía tienen cerca la experiencia de la extrema pobreza; de sus profundas carencias; de los trabajos duros y esforzados de sus padres; de su pasado de miseria y de privaciones, que caracterizan la pobreza rural y la marginalidad urbana.


Una de las características que emergen a partir del análisis de datos cualitativos y cuantitativos es la extraordinaria heterogeneidad al interior del segmento D. En primer lugar está la gran diversidad en la estructura del empleo. Conviven en este segmento trabajadores dependientes e independientes; trabajo precario e informal con empleos formales; trabajos temporales con trabajos estables; mujeres dueñas de casa y mujeres insertas en el mercado laboral; jóvenes “cesantes” y jóvenes que trabajan; etc.
Otra diversidad es el ingreso, particularmente el familiar. Si bien la media en eso segmento está en torno de 270 mil pesos, esta esconde una significativa diversidad de ingreso que existe en su interior. Gran parte de las brechas de ingreso en el interior de este segmento se explica por la composición del ingreso familiar. Conviven familias con ingreso unipersonal, con familias de doble o más ingresos.
Todas estas diferenciaciones en este segmento, más su diversidad de culturas y de estilos de vida, están íntimamente ligadas a los comportamientos de consumo. La manera subsegmentada en que se manifiesta el crédito, la convivencia de canales tradicionales y modernos de retail, son algunas de estas expresiones en que se manifiesta la heterogeneidad de culturas y estilos de vida al interior del segmento D, y su forma diversa de participar en el consumo.
Otra clave importante es entender el vínculo que existe en ese segmento entre estructura valórica y su concepción de calidad de vida en su relación con los bienes y el consumo. Por un lado, ellos perciben un mundo de oportunidades de futuro, pero, por otro lado, también perciben fuertes amenazas y riesgos. En la esfera de los riesgos y de los temores hay un sentimiento de pérdida de los vínculos personales y de pertenencia a la comunidad; un sentimiento de inseguridad ante la inestabilidad y precariedad del trabajo y a la ausencia de previsión en la vejez. Los padres no sólo están dispuestos a posponer y postergar sus necesidades, sino a renunciar a ellas y hacer todos los esfuerzos para que este gran sueño se cumpla.
Por otra parte, la demanda de bienes está muy asociada al driver valórico de la familia. El televisor, los electrónicos, los electrodomésticos, los videojuegos y la emergencia de la aspiración por el computador y por la Internet, son todos bienes que no son considerados gastos superfluos, sino una inversión necesaria para un hogar atractivo que tiene el desafío de proteger a sus hijos y de competir con el poder de seducción de la calle con sus amenazas de droga, delincuencia y alcoholismo.
Así, educación, vivienda, la ampliación y el equipamiento de ésta, son algunos de los ejemplos emblemáticos de cómo este segmento resignifica y jerarquiza el valor de los bienes y servicios, diferenciándose de los significados de valor que estos mismos bienes tienen para otros segmentos.
Las prioridades de consumo, como las decisiones de compra, obedecen a una lógica grupal y no individual, donde los criterios familiares y las decisiones consensuadas son muy relevantes y planificadas.
En un presupuesto insuficiente y reducido, el crédito asume una importancia central. Para la parte del segmento que tiene acceso a él, tiene un fuerte valor simbólico de pertenencia e integración al sistema. Además tiene una fuerte connotación de ser un componente del ingreso. Pero no lo perciben como un aporte para los gastos corrientes, sino como aquél que les permite acceder a aquellos bienes que les proporcionan un up grade de bienestar y que son tan valorados por este grupo: la vivienda y su ampliación, el equipamiento y otros bienes durables.
Es por eso que muchas veces no importa tanto la tasa de interés, sino la cuota que es asimilada como una cuenta más, como la de luz o del agua.
Por último, este es el segmento que, además de su rol de consumidores domésticos, tiene la mayor proporción de consumidores no finales. En este grupo están un número significativo de micro empresarios en decenas de categorías, de trabajadores por cuenta propia, de comerciantes detallistas, de asesoras del hogar, de jardineros, de maestros, etc. Ellos también tienen ese rol de consumidores de insumos y de influenciadores en las decisiones de compra de otros segmentos.
Entender esta doble dimensión de consumidores, tiene gran trascendencia en las estrategias de mercado de las empresas y abre oportunidades de innovación y estrategias de productos, de marca, de comunicación, de canales de distribución etc. Pero siempre con una condición: de tener la sensibilidad que exige el estar frente a un segmento que busca en el consumo valores y sueños distintos a otros grupos, y que le asignan a los bienes y servicios un valor que no tiene nada de banal o trivial, como muchas veces entrega nuestra comunicación.

Los pequeños consumidores
Las nuevas generaciones se constituyen como consumidores mucho antes de lo pensado. Ya sea a través de la compra directa de ciertos productos o por medio de la influencia que se ejerce sobre los padres en sus decisiones de consumo, los niños se incorporan al mercado muy tempranamente.
Surge así una cultura de consumo infantil presente en las decisiones de productos y servicios tan adultos como el de bancos, clínicas o cilindros de gas, donde la sola presencia de una promoción dirigida a los niños los hace objeto del deseo de estos nuevos pequeños consumidores.
Los cambios que han afectado a nuestra sociedad en los últimos años han provocado efectos sobre diversos ámbitos y uno de ellos es sobre el proceso de socialización de los individuos y sus etapas cronológicas de desarrollo.
Los niños están cada vez más expuestos a grandes cantidades de información y de diversos tipos. Ello los introduce en un mundo de creciente complejidad a la que se adaptan con la facilidad que tienen todos los niños para adaptarse a cualquier cosa. Así están casi tan expuestos como los adultos a la información y aprenden rápidamente a utilizar nuevas tecnologías de manejo de información y comunicaciones. Además pasan mayor tiempo solos por procesos socioculturales y demográficos como la incorporación de la mujer al trabajo y la tendencia hacia la constitución de familias nucleares y tienen una gran exposición a los medios de comunicación de manera casi solitaria. Ello produce una temprana constitución como individuos autónomos en ciertos aspectos, con un juicio propio y con capacidad crítica a una edad más temprana que antes. Más que niños pasan a ser verdaderas «personas chicas».
Todo esto, sumado al manejo de ciertas cantidades de dinero los lleva a constituirse como consumidores a una edad cada vez menor.
Desde hace unos años se comenzó a hablar y estudiar, en países más desarrollados como Estados Unidos y algunos países de Europa, de los «tweens», como un grupo nuevo, de entre 8 y 13 años, con características propias que los distinguen tanto de los niños como de los adolescentes y los ubican entre medio de ambas etapas («in between», de ahí su nombre).
Presentan algunos rasgos como una mayor madurez psicológica e intelectual que los distinguen de los niños, pero no suficiente como para incluirlos entre los adolescentes. Tienen gustos, expectativas y actitudes que los constituyen como un grupo homogéneo y que se acercan al mundo del consumo con la más absoluta naturalidad, sin culpa.
Sin embargo este proceso de constitución temprana de consumidores a través de la estimulación del deseo y su satisfacción inmediata ocurre claramente en un contexto sociocultural que actúa de mediador entre estos elementos. Por ejemplo, no están tan solos como en países más desarrollados, tienen un mayor apoyo en su familia y en sus pares, al tiempo que no se identifican tanto con marcas en particular. Se asemejan a otros países en su mayor madurez y autonomía, en que son niños «indoor», en su amplio manejo de tecnologías y su alta exposición a los medios de comunicación y a Internet.
Así mismo, comparten el hecho de que se han constituido como consumidores por el presupuesto que manejan y la relativa autonomía con la que deciden en categorías específicas de productos: el 78% de ellos reciben dinero para sus gastos en el colegio y además el 68 % recibe dinero para sus propios gastos.
La existencia de productos con promociones dirigidas a los niños también es importante. De esta forma pueden cambiar la decisión de compra de los adultos en cuanto a productos como los cereales, el diario (cuando trae fascículos educativos, o libros de cuentos), e incluso la estación de servicio en que se compra la bencina, ya que los niños van a preferir estaciones con promociones para niños como «por la compra de $10.000 en bencina exija su cupón, deposítelo en nuestros buzones y gane un viaje para toda la familia a Disney World» o cuyos servicios asociados resultan atractivos para los niños, como los servicios de comida rápida que se encuentran en las estaciones de servicio, sobre todo en las carreteras.
Según el estudio del CNTV, el 89% de los padres afirma consultar con sus hijos cuando se trata de comprar algo para ellos y el 43% los consulta cuando se trata de comprar algo para la casa. Esto implica que los niños tienen un importante poder de decisión en cuanto a ciertos productos y que sus gustos y preferencias son relevantes en las compras de los padres.
Esto permite suponer que los niños son un mercado indirecto para los productos que resulta bastante efectivo. A través de promociones y productos dirigidos a ellos se puede potenciar el consumo de productos que no son necesariamente para los niños, sino que para aquellos que están dispuestos a satisfacerlos de una u otra manera: sus padres.
Con el dinero del que disponen estos pequeños consumidores, lo que compran mayoritariamente son dulces y golosinas. Esto se explica en gran medida porque el dinero que reciben está destinado en gran parte a la colación del colegio. Otros productos que les interesan son las bebidas, los juguetes y juegos, chocolates y la ropa.
Cabe destacar que destinan una parte importante de su presupuesto al ahorro. Esto implica que tienen cierta capacidad para planificar gastos posteriores, al menos cuando se trata de su propio dinero, ya que no necesariamente muestran esta misma consideración cuando se trata del dinero de sus padres.
Además, en general afirman no necesitar más dinero del que disponen, ya que confían que el resto de sus necesidades y deseos pueden ser cubiertos por sus padres y utilizan su capacidad de convicción e influencia sobre los adultos para

influir en todo consumo en los que se puedan ver implicados.


Los malls también se han revelado como un espacio de sociabilidad importante al que se acude, sobre todo los fines de semana para pasar la tarde en familia. Esto se ve fuertemente aumentado cuando hay acontecimientos o fechas especiales, como el día del niño, de la mamá o del papá, o la navidad.
Así, estos espacios se plantean como posibilidades para incluir productos y contenidos dirigidos a estos pequeños consumidores, que manejan cierto presupuesto, influyen sobre sus padres, manejan tecnologías y que cada vez más ya no quieren ser tratados como niños, sino que como «personas en crecimiento».

La tercera (y la cuarta) edad
Este segmento se ha vuelto atractivo a causa del fenómeno de envejecimiento poblacional que afecta a todos los continentes. En la actualidad, más de 600 millones de personas en el mundo se encuentran sobre los 60 años de edad, según cifras de las Naciones Unidas. La entidad proyecta que alrededor del 2050, la proporción de jóvenes y adultos mayores será similar, y uno de cada cinco corresponderá a la segunda agrupación.
Este panorama responde a la disminución de los índices de natalidad y mortalidad. Además, los avances en la medicina influyen en la esperanza de vida y en la extensión productiva de ésta. En resumen, la tercera edad es el grupo etario de más rápido crecimiento a nivel mundial, de acuerdo a las Naciones Unidas.
En Chile, un 11,5% (un millón 814 mil 125 personas) forma parte de este segmento, según la estimación del INE para el 2005. El organismo proyecta que, en el 2020, serán tres millones, y en el 2025, tres millones 557 mil 605. Otro dato de la misma fuente, muestra que los menores de 15 años y los mayores de 60 evolucionan en sentido inverso, por lo que -en el 2025- cada grupo corresponderá al 20% de la población total del país.
Dentro de los factores asociados al envejecimiento de la sociedad, se encuentra el incremento de la esperanza de vida. En la década de los '50, era de 55 años promedio en ambos sexos, mientras que el 2005 ésta aumenta hasta los 78 años, apunta el Instituto Nacional de Estadísticas en un informe de 2004. Además, en el mismo período disminuye en un 43% el número de nacimientos.
También hubo cambios en la mortalidad durante el período de 1930-1990, fundamentalmente por un descenso en la frecuencia de las enfermedades infecciosas durante los primeros 10 años de la vida, según la encuesta Salud, Bienestar y Envejecimiento (SABE) de 2002.
El engrosado segmento de los mayores de 60 años, hace tiempo que es blanco de variadas ofertas en naciones desarrolladas. La respuesta ante productos y servicios innovadores y diseñados especialmente para ellos, deja importantes dividendos. Si bien el ingreso per cápita es mayor que el de nuestro país, al igual que el volumen del público objetivo, la experiencia internacional evidencia que ellos conforman un sector interesante.


Poseen un alto poder adquisitivo, tienen menos responsabilidades económicas -son propietarios, por lo general no tienen deudas, no pagan colegio, entre otros- y, además, gozan de mucho tiempo libre que buscan ocupar en esparcimiento y recreación. Aunque el gasto en medicamentos supera al de personas más jóvenes, muchas veces se compensa con la ausencia de otros pagos.


El mercado ha captado esta señal y ya en Chile es posible apreciar un número cada vez mayor de productos y servicios dirigidos a la tercera (y cuarta edad), tales como:


  • Vestuario

  • Productos alimenticios

  • Centros de Estética

  • Paquetes turísticos (Sernatur, entre otros)

  • Vivienda (hoteles de residencia permanente, condominios)

  • Membresías (farmacias, tiendas específicas, clubes)

No obstante, aún existe un sinnúmero de oportunidades en materia de demandas insatisfechas. El desafío para las empresas está en detectarlas y generar una oferta atractiva y adecuada a sus necesidades y capacidades.



Fuentes:

Radar, Boletín de Tendencias de Consumo Nº 11, Septiembre 2005



XIV Congreso Chileno de Marketing ICARE, Mayo 2005

Revista Publimark, Octubre 2006


База данных защищена авторским правом ©shkola.of.by 2016
звярнуцца да адміністрацыі

    Галоўная старонка