Tras un siglo de ausencia, el Quebrantahuesos se recupera en los Picos de Europa




Дата канвертавання21.04.2016
Памер54.12 Kb.
Tras un siglo de ausencia, el Quebrantahuesos se recupera en los Picos de Europa
Equipo de trabajo: Báguena Sánchez, Gerardo; Liñán Pedregosa, Mariano; Rodríguez-Rey Arenas, Laura; Rollán Reyero, Miguel; Sánchez-Castilla Romero, Emma.


Recuperación del quebrantahuesos

en los Picos de Europa

En el mes de julio de 2002 dio comienzo el proyecto de “Recuperación del Quebrantahuesos en los Picos de Europa”, desarrollado por la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), con la participación de la Unión Europea mediante los programas LIFE Naturaleza, el Ministerio de Medio Ambiente, el Organismo Autónomo Parques Nacionales (Parque Nacional de los Picos de Europa), y el Principado de Asturias, contando así mismo con el apoyo y colaboración de la Junta de Castilla y León y el Gobierno de Cantabria.
El objetivo de dicho proyecto, que finalizará en diciembre 2005, es crear las condiciones ambientales y sociales que favorezcan la recolonización natural y el asentamiento permanente del quebrantahuesos en el entorno montañoso de los Picos de Europa, tras su extinción a mediados del pasado siglo debido a causas antrópicas.
Desde agosto de 2004 la FCQ desarrolla el Estudio de Viabilidad de Reintroducción del Quebrantahuesos en Picos de Europa en colaboración con el Organismo Autónomo Parques Nacionales, en el cual se incluirán todos los aspectos técnicos para una posible reintroducción

El quebrantahuesos (Gypaetus barbatus L.) ha poblado la mayor parte de los grandes macizos montañosos meridionales del continente europeo hasta finales del siglo XIX. Tan sólo un siglo después, tras sufrir un drástico declive poblacional debido fundamentalmente a la persecución humana directa, el quebrantahuesos ha desaparecido de las montañas que conformaban su antigua área de distribución: Alpes, Balcanes, Cárpatos, Chipre y Sicilia. Siguiendo la tendencia general europea, la especie desapareció de los principales macizos ibéricos en los que se encontraba distribuida: Cordillera Cantábrica, Sistema Ibérico, Sistema Central, Sierra Morena y Sistemas Béticos y Penibéticos.
En la actualidad, y a pesar de los esfuerzos de conservación, la especie mantiene poblaciones aisladas que han quedado relegadas a los Pirineos y a las islas de Córcega y Creta. Esta situación convierte a los Pirineos en el principal núcleo viable de todo el Paleártico occidental, donde sobrevive una población cifrada en el año 2004 en 106 territorios, lo que supone el 84% del continente europeo. Cabe añadir que, tras varias décadas de permanente esfuerzo, se ha conseguido crear un núcleo reproductor estable en los Alpes, fruto de un programa de reintroducción con el asentamiento de 4 parejas reproductoras.
Con el propósito de recuperar y extender la especie al resto de cordilleras españolas, se han desarrollado en los últimos 10 años varios proyectos financiados por la Unión Europea (programa Life-Naturaleza) en el ámbito de la Península Ibérica. Los buenos resultados obtenidos en Pirineos, con un aumento considerable de la población que ha llegado a colonizar nuevas áreas como los montes vascos, así como la reducción de la mortalidad no natural, animaron a la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos a seguir trabajando mediante la puesta en marcha de un programa que potencie la dispersión natural de la especie hacia la cordillera Cantábrica. La recolonización de estas áreas supondrá un paso importante en la reducción del riesgo de extinción local de la población pirenaica.
LA CONSERVACIÓN A TRAVÉS DE LA COOPERACIÓN
En julio de 2002 dio comienzo el proyecto de Recuperación del Quebrantahuesos en los Picos de Europa. Las diversas actuaciones que contempla el proyecto pretenden, entre otros aspectos, desarrollar modelos de calidad de hábitat, poner en marcha medidas correctoras para aquellos factores que supongan una amenaza potencial, ejecutar trabajos de conservación encaminados a favorecer la fijación de ejemplares en la zona así como promover el asentimiento a la recuperación de la especie por parte de la población local.
Este proyecto propuesto y dirigido por la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos nace de la coordinación entre tres comunidades autónomas, el Principado de Asturias, el Gobierno de Cantabria y la Junta de Castilla-León, el Ministerio de Medio Ambiente a través de la Dirección General para la Biodiversidad y el Organismo Autónomo Parques Nacionales. La implicación de la población residente en el entorno del Parque Nacional de los Picos de Europa es el eje vertebrador del proyecto, por lo que desde su inicio se está desarrollando bajo una orientación participativa que permite estructurar un sólido soporte de apoyo social.
Se han realizado numerosas actividades encaminadas a conseguir la plena aceptación de la especie, fomentando de manera expresa la participación de las tres Comunidades Autónomas, instituciones locales, colectivos de ganaderos y cazadores, asociaciones deportivas y la población juvenil en el proyecto, con el objeto de crear vínculos afectivos con la especie y sentido de pertenencia sobre el territorio donde se desarrollan las labores de conservación. Los colectivos con mayor relación con el medio natural, tanto del ámbito privado como público, así como a la población rural residente en zonas montañosas del ámbito de actuación, destacan por su aportación al desarrollo del proyecto.
PARTICIPAR PARA RECUPERAR
La memoria histórica es frágil y la tradición oral ha desaparecido en gran medida de nuestra sociedad. Esto, junto con el paso del tiempo, han sido factores suficientes como para que los habitantes de los Picos de Europa desconozcan en su mayor parte que el quebrantahuesos era una especie más en sus montañas hasta mediados del siglo pasado. En este sentido, el contacto con los vecinos y la información aportada por aquellos que convivieron con la especie está siendo clave en el desarrollo del proyecto.
Gracias a los recuerdos rescatados de los habitantes cuya actividad principal se desarrolló en contacto directo con estas montañas y a la voluntad de aquellos otros que apuestan por la recuperación del quebrantahuesos, las labores contempladas en el proyecto se están ejecutando con éxito, tanto a nivel administrativo y de gestión como a nivel social. La participación ha sido el eje fundamental en la localización de rompederos y nidos históricos, en la cesión de terrenos, en la disponibilidad de alimento y abastecimiento de comederos, en las tareas de divulgación, en la disminución de amenazas, en la colocación de los señuelos, y así hasta completar una larga lista de tareas que la colaboración ciudadana ha hecho posible.
Un buen ejemplo son las referencias obtenidas de antiguos rompederos históricos y la localización de un antiguo nido de quebrantahuesos. Estas referencias son de gran importancia en el conocimiento exacto de los lugares donde habitaba el quebrantahuesos hasta su desaparición, ya que lo más probable es que sean estos lugares los elegidos por la especie en su regreso. El acceso al nido histórico ha permitido rescatar 540 gr. de huesos, pertenecientes entre otros, al género Ovis y Rupicapra, principal fuente de alimento de la especie. La datación de dichos restos óseos permitirá confirmar la ocupación del nido por quebrantahuesos a mitad del pasado siglo. Posteriormente, y si el informe resultara positivo, se comenzaría una segunda fase consistente en su reconstrucción, siguiendo la línea de actuaciones encaminadas a fijar los individuos erráticos avistados en la zona. Tanto en el acceso como en la futura reconstrucción se cuenta con la colaboración del grupo de montaña local de la Guardia Civil (GREIM).
La participación social ha sido también clave a la hora de asegurar la disponibilidad de alimento en épocas críticas. Se han establecido acuerdos con las Juntas Vecinales de los municipios implicados y propietarios particulares que han posibilitado la cesión de los terrenos para la creación e instalación de cuatro puntos de alimentación específicos para el quebrantahuesos. Estos puntos suponen comederos seguros, alejando a las aves de las zonas consideradas de riesgo (tendidos aéreos, caza, veneno), a la vez que favorecen la creación de vínculos territoriales en zonas de alta calidad ambiental. La experiencia de la red de puntos de alimentación suplementaria instalada en el Pirineo demuestra su efectividad, especialmente para ejemplares de quebrantahuesos jóvenes, adquiriendo gran importancia en la dispersión de los mismos. Con el aporte periódico de productos excedentarios de consumo humano (unos 1500 kg de patas de cabra y oveja) se asegura el correcto estado sanitario del alimento y su adecuación a la normativa vigente, gracias a la implicación de los trabajadores del matadero comarcal.
La ubicación de estos puntos de alimentación ha sido escogida a tenor de los resultados mostrados por el Estudio del Hábitat Potencial del Quebrantahuesos en los Picos de Europa. Este informe ha permitido identificar aquellas zonas que reúnen las condiciones más adecuadas para lograr el asentamiento del quebrantahuesos en los Picos de Europa, coincidentes con las referencias históricas aportadas por los habitantes locales. El estudio ha permitido localizar las zonas con mayor probabilidad de ocupación por el quebrantahuesos y valorar las posibles amenazas potenciales (caza ilegal, tendidos eléctricos, venenos, etc.), constatando que las causas que provocaron su extinción a mediados del siglo pasado, probablemente caza directa y el uso de venenos, han sido erradicadas. Sin embargo, será necesario seguir trabajando en esta línea para obtener resultados concluyentes a largo plazo (Tabla 1).

El Estudio del Hábitat reveló que el quebrantahuesos selecciona preferentemente lugares con una orografía abrupta en los que la pendiente del terreno es elevada, con disponibilidad de cortados o paredes rocosas, dominando los terrenos abiertos sin abundante cubierta forestal. Estas zonas se asocian con la existencia de poblaciones de ungulados silvestres (Rupicapra pyrenaica), parte fundamental de la dieta del quebrantahuesos junto con la ganadería ovina y caprina, base económica de este entorno rural. De forma general, su área de distribución se concentra en zonas con escasa presencia humana y de infraestructuras derivadas del establecimiento de núcleos de población. La similitud orográfica del área de estudio con las montañas pirenaicas en cuanto a relieve y disponibilidad de oquedades lo convierten, desde el punto de vista físico y por la abundante disponibilidad de alimento, en un enclave idóneo para su recolonización por el quebrantahuesos. También se calculó la capacidad de carga de estas montañas, obteniendo que Picos de Europa podría albergar entre 5 y 8 unidades reproductoras.


Siguiendo los criterios establecidos por el estudio anterior, se han instalado un total de diez señuelos o réplicas de quebrantahuesos fabricadas en resina a escala real, seleccionando zonas próximas a referencias históricas, coincidentes con áreas descritas con alta probabilidad de ocupación por la especie. Esta acción se enmarca dentro de las denominadas técnicas de atracción social, simulando la ocupación de territorios, se pretende conseguir la fijación de ejemplares en zonas de alta calidad ambiental, de las que la especie desapareció hace tiempo. La utilidad de esta experiencia ha quedado demostrada en proyectos de recuperación de otras aves rapaces como el Pigargo europeo, el Águila pescadora y el Milano real. Desde que los señuelos fueron colocados se han repetido las observaciones de quebrantahuesos en las inmediaciones de estos enclaves.
Pero las labores de conservación no se limitan sólo a crear las condiciones óptimas para el asentamiento de la especie, sino que además se esta actuando sobre sus principales causas de mortalidad mediante la participación de entes sociales y empresas privadas. Una de estas amenazas la constituyen las líneas eléctricas que atraviesan áreas de montaña, ya sea, por colisión con el cable de tierra en líneas de alta tensión, imperceptibles para las aves en determinadas condiciones, o por electrocución en los postes que ocasionalmente utilizan como posaderos. Para evaluar el impacto potencial de esta amenaza, se ha realizado una exhaustiva revisión de las líneas eléctricas de alta y media tensión que atraviesan el área de trabajo (551 Km.) e identificación de los puntos críticos (vanos y apoyos con elevado riesgo de colisión y electrocución, respectivamente) según su peligrosidad para las grandes rapaces. Se está trabajando con la Fundación HC, de Hidroeléctricas del Cantábrico, responsable del transporte y distribución de energía eléctrica en la mayoría del entorno montañoso de los Picos de Europa, para la firma de un convenio de colaboración repitiendo la buena experiencia llevada a cabo en Pirineos, donde ya se están implantando las modificaciones necesarias en las estructuras propuestas.


UN LENTO RETORNO

A lo largo de los últimos tres años se han producido 18 avistamientos de quebrantahuesos en el Parque Nacional de Picos de Europa (figura 1.) que han permitido contrastar la localidad de las observaciones con los resultados obtenidos en el modelo predictivo de calidad del hábitat. Esta circunstancia cobra aún mayor importancia dada la coincidencia de un buen número de estas citas en zonas aledañas a la ubicación de los señuelos y comederos del proyecto.


La FCQ desarrolla sus proyectos de investigación y conservación desde la óptica de la cooperación y la participación social y administrativa. La recuperación de una especie esta íntimamente ligada al territorio que ocupa y en él, existen culturas, tradiciones y tendencias que han de incluirse en el desarrollo del proyecto con el mismo rango de atención que los aspectos biológicos y científicos. En el caso de los Picos de Europa, merece especial atención el colectivo ganadero, ya que la existencia de Quebrantahuesos en las montañas españolas ha estado siempre asociada a la figura del pastor de montaña y, por tanto, a la presencia de ovejas y cabras en régimen extensivo. La supervivencia de estas aves está unida al mantenimiento de esta actividad que durante miles de años ha ido modelando el paisaje montañoso. En la actualidad los Picos de Europa albergan una importante cabaña ganadera que constituye uno de los principales activos científicos, sociales y turísticos del entorno natural.

En definitiva, la recuperación del quebrantahuesos en los Picos de Europa, es un deseo de muchos y labor de todos, que cada día se acerca más a convertirse en realidad.



La conservación del Quebrantahuesos y de las montañas del mundo en las que habita es una labor de toda la sociedad. Si quieres colaborar en su conservación, ya sea a través de tu colaboración económica o de tus conocimientos te ofrecemos la posibilidad de hacerte socio-colaborador y de participar en algunos de nuestros proyectos.

Si deseas colaborar con la FCQ en la conservación del Quebrantahuesos puedes hacerlo cumplimentando un sencillo formulario de inscripción que encontrarás en www.quebrantahuesos.org. Como respuesta recibirás el carné de Socio Colaborador, así como el Boletín de la FCQ, publicado periódicamente.

Para cualquier duda dirigirse a fcq@quebrantahuesos.org

Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos

Pza. San Pedro Nolasco, 1, 4º F

CP 50.001 - Zaragoza – España

Tel: 976299667 - Fax: 976299667





Figura 1. Observaciones registradas en el entorno montañoso de los Picos de Europa desde 1990 a 2005. Incremento del número de registros durante el desarrollo del proyecto LIFE (2002-2005). Fuente: FCQ.


Amenaza

Porcentaje (%)

Nº ejemplares

Veneno

38

13

Tendidos eléctricos

Colisión

12

4

Electrocución

15

5

Disparos, caza ilegal

21

7

Natural y/o desconocida

15

5

Tabla 1. Factores de mortalidad del quebrantahuesos en la cordillera pirenaica (1979-2002)

Ficha de descripción de la especie





Quebrantahuesos




Nombre científico:

Gypaetus barbatus (L.).

Nombre común:

Quebrantahuesos, quebrantón, osífago, clunchigüesos (Aragón), trencalós (Cataluña) y ugatza (País Vasco)

Tamaño:

100-130 cm

Envergadura:

2,5 - 2,8 m.

Peso:

4,5 – 7 kg.

Hábitat:

Cortados y paredes de grandes cadenas montañosas.

Alimentación:

90% de la dieta constituida por huesos de ungulados de mediano tamaño (tanto domésticos como silvestres).

Distribución:

Pirineos, Norte y Sur de África, Grecia, Turquía, Oriente Próximo, Afganistán, Mongolia y centro y noreste de China.

Población:

160 unidades reproductoras en Pirineos.

Categoría:

En peligro de extinción.




Estructura por acciones del proyecto LIFE


A. Acciones Preparatorias, Elaboración de Planes de Gestión y/o Planes de Acción

A.1. Estudio de hábitat

A.2. Propuesta y ejecución de medidas correctoras en las infraestructuras que pueden afectar a la supervivencia de las aves
B. Compra / Arrendamiento de Tierras y/o Derechos

B.1. Alquiler de terrenos para instalar puntos de alimentación suplementaria y zonas de captura


C. Tareas Únicas de Gestión del Biotopo

C.1. Construcción de cuatro puntos de alimentación suplementaria en los terrenos alquilados en la acción B.1


D. Gestión Periódica del Biotopo

D.1. Mantenimiento de una red de comederos específicos y permanentes, formada por cuatro áreas de alimentación suplementaria

D.2. Técnicas de atracción social y simulación de territorios reproductores
E. Sensibilización del Público y Divulgación de Resultados

E.1. Campaña de sensibilización pública

E.2. Difusión del proyecto y edición de material informativo
F. Funcionamiento del Proyecto

F.1. Coordinación general

F.2. Monitorización telemétrica de buitres y córvidos

F.3. Seguimiento con tecnología satélite de los ejemplares presentes en el área

F.4. Alquiler de una vivienda como centro permanente de logística en el área de estudio

F.5. Asistencia a reuniones de coordinación y Workshops




Resultados del proyecto LIFE desde su inicio


Texto que Acompaña a las Fotos



Foto 1. EDUCACIÓN AMBIENTAL (FCQ)
Las actividades de educación ambiental están adaptadas a las características de los sectores destinatarios. En el caso de los más jóvenes, el conocimiento de la especie se logra mediante dinámicas sencillas que despierten su interés. La sensibilización de la población infantil, se considera fundamental en la continuidad del proyecto. Este sector será el que habrá de ver en un futuro, la población recuperada de quebrantahuesos en Los Picos de Europa.

Foto 2. DIFUSIÓN (FCQ)
El material divulgativo editado, se difunde ampliamente entre todos los sectores de la sociedad afectada por el proyecto de recuperación. El contacto con la población local es una de las prioridades del equipo de trabajo. Su colaboración en las diferentes actuaciones, se ha constituido como otro de los grandes logros alcanzados por el proyecto.

Foto 3. SEÑUELOS (FCQ)
La instalación de los señuelos de quebrantahuesos, hizo necesarias técnicas de escalada, dada la dificultad en el acceso a los lugares seleccionados para su emplazamiento. Estos se sitúan en artistas rocosas estratégicamente situadas en la línea de vuelo habitual de la especie.

Foto 5. QUEBRANTAHUESOS EN VUELO (Francisco Márquez)
Cuando un ejemplar de quebrantahuesos es detectado en el ámbito de trabajo, se establece un dispositivo de seguimiento con el fin de detectar sus lugares de campeo preferentes y proceder llegada la ocasión a su monitorización mediante tecnología satélite. En la imagen se observa el primer ejemplar de quebrantahuesos fotografiado por el equipo de trabajo, dentro del ámbito de estudio.


База данных защищена авторским правом ©shkola.of.by 2016
звярнуцца да адміністрацыі

    Галоўная старонка