La tesis en comunicación. Centralidad de los antecedentes y el estado del arte en la elaboración del Plan de Tesis




Дата канвертавання26.04.2016
Памер65.28 Kb.

Facultad de Periodismo y Comunicación Social

Seminario Permanente de Tesis



V Congreso Virtual “La tesis en comunicación. Centralidad de los antecedentes y el estado del arte en la elaboración del Plan de Tesis”

29 de octubre y 11 de noviembre de 2007



Periodismo global e industria cultural: Rolling Stone Argentina.

Antecedentes útiles
Autora: Bellini, Leticia Mariel

leticiaedwards27@gmail.com

Con motivo del V Congreso Virtual “La Tesis en Comunicación Social. Centralidad de los antecedentes en la elaboración del Plan de Tesis”, he realizado una primera aproximación a trabajos tanto académicos como de investigación periodística, relacionados al tema de mi tesis: el análisis de la revista Rolling Stone Argentina. Partiré de similitudes y disparidades para con la edición norteamericana (a modo de introducción), para profundizar en el análisis discursivo de la publicación, con la intención de descubrir qué es cultura rock para Rolling Stone Argentina.


Al comenzar la búsqueda de material, creí que no había demasiados trabajos académicos dedicados al rock en general, y a la construcción de la cultura rock en particular. Malo fue mi supuesto, ya que al visitar la página de la Dirección de Grado1 de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata (en adelante FPyCS – UNLP), encontré que muchos de mis compañeros y futuros colegas eligen, a la hora de culminar su carrera, hacer una tesis relacionada tanto al rock, como a la construcción de identidades juveniles, o incluso a las publicaciones especializadas en esta temática.
Voy a referirme en profundidad a cuatro trabajos, de los cuales he retomado conceptos, metodologías, abordajes y vocabulario específico, además de las bibliografías utilizadas –con el fin de ser tenidas en cuenta en un futuro, durante el desarrollo de la tesis propiamente dicha-. Los trabajos a reseñar son los siguientes:

  • Estación Imposible. Periodismo y contracultura en los 70: la historia del Expreso Imaginario2

  • Revista La Mano: entre la diferenciación y la industria cultural3

  • Las revistas de rock en Argentina4

  • “En los ojos del joven, arde la llama, en lo del adulto, brilla la luz”. La identidad de los jóvenes a través de la música5

He debido ejercer un recorte sobre el material a utilizar para esta ponencia, ya que algunos de los artículos tenidos en cuenta para el Estado del Arte en el Informe de Avance de mi Plan de Tesis resultaron ser menos ricos y abundantes que los que aquí reseñaré en cuanto a lo específico de mi investigación.


Estación Imposible. Reconstruyendo El Expreso Imaginario

Este libro es el resultado acabado y final de lo que fuera la Tesis de Grado de los dos autores –más Marcos Quiroga y Lucas Ianonne- en su Licenciatura en Comunicación Social, orientación Periodismo.

El objeto de estudio de este libro es la revista El Expreso Imaginario, que se editara entre 1976 y 1983, siendo uno de los parámetros de la contracultura en nuestro país, con un enfoque central en lo musical y lo literario. Es de utilidad a los fines del presente trabajo porque se trata de un estudio realizado por egresados de esta Facultad, con elementos afines a mi objeto de estudio al momento de su definición, su espacio cultural/contracultural6, contexto de época, repercusiones relacionadas a lo fundacional de su enfoque, con un empleo de metodologías que pueden ser aplicables a este estudio.

El libro posee una estructura muy didáctica, pensada para quienes no han –no hemos- tenido acceso a El Expreso Imaginario. Inicialmente hacen una introducción al contexto histórico-social en el cual fue publicada la revista por primera vez (de carácter mensual, el 6 de agosto de 1976, con una tirada de 10.000 ejemplares7), enfatizando la efervescencia de la juventud en aquellos años, coletazo del flower power y el hippismo norteamericano de los ‘608

Luego de esta introducción en la que se detallan los temas que la revista tocaba en sus inicios (ecología, música, culturas orientales), los traspiés sufridos hasta la materialización en papel del proyecto de Jorge Pistocchi y Pipo Lernoud9 y la complicadísima situación que suponía editar un material contracultural en los albores del Proceso de Reorganización Nacional10.

Luego ya se interna de lleno en la estructura y los contenidos de la revista. Los autores analizan cuidada y minuciosamente todas y cada una de las secciones que la componían, desde el segmento Mordisco -dedicado especialmente al rock y germen de lo que luego fuera El Expreso Imaginario en un principio (ver p. 6)-, el porqué del nombre, pasando por los editoriales y los diferentes recursos utilizados en ellos –desde poesías hasta historietas-, la forma e intención con que estaban escritos, el rol del ser-o-no-ser periodista y la socialización de la información. Además, desmenuzan la importantísima construcción del lector en un apartado especial dedicado al correo de lectores, sección vital de la revista que incluso le ha aportado colaboradores, como Sandra Russo11 y Roberto “Laura Ponte” Pettinato12. También registran los cuidados estéticos de los dibujos y/o fotografías de tapa (mayormente de Horacio Fontova en los primeros y de Dylan Martí en las segundas) y la construcción del “nosotros” que resiste a esos “ellos” conformado por los militares13,

Si bien el libro divide al Expreso en tres períodos (primer período Agosto 1976 / Septiembre 1979, Octubre 1979 / Febrero 1981, Marzo 1981 / Enero 1983), dependiendo de los cambios de dirección interna y el contexto histórico-social, retomo como importante el primer período, ya que mi Tesis se basará en el estudio del primero año de Rolling Stone Argentina (Abril 1998 / Marzo 1999), por lo cual es interesante estudiar y analizar detenidamente los métodos y construcciones que los autores utilizan para tal fin.
Revista La Mano: un desprendimiento de El Expreso Imaginario

La ponencia de Herlax y Sansoni retoma, por decirlo de algún modo, lo que dejó El Expreso Imaginario, ya que muchos de los periodistas que en allí trabajaran, forman parte de esta publicación –actualmente vigente-.

Los autores seleccionan el mismo recorte de corpus que yo misma he elegido para mi estudio: los primeros doce número de la revista, con la idea de “rastrear y determinar sus características estilísticas, temáticas, discursivas, entre otras, que le imprimieron (y le imprimen) una impronta identitaria (sic) respecto de otros productos que comparten el mercado con ella14

Ellos proponen hacer énfasis sobre textos de determinados periodistas (Pipo Lernoud, Alfredo Rosso y Martín Pérez) para luego abordar al medio “como un producto cultural pero incluido dentro de la dinámica de lo que denominamos industria: en pocas palabras, es el resultado de la estandarización a pesar de que se presente como un medio ‘diferente’ a las producciones que circulan actualmente15.

Para ello se valdrán de los lineamientos en lo referido al análisis del discurso y la enunciación de Eliseo Verón16 pero utilizando, a su vez, conceptos como el de “industria cultural”, acuñado por Theodor Adorno y Max Horkheimer –altos exponentes de la Escuela de Frankfurt- en Dialéctica del Iluminismo.

Encuentro en esta ponencia una contradicción: si bien en un momento afirman lo referido en la cita que diera origen a la nota 14, luego escriben: “No es intención describir la revista, sino marcar características generales para aquellos que no la conocen17. No es claro si esta descripción es para su futura tesis, o para su ponencia, o para su Estado del Arte, por lo que considero que hay ciertos parámetros que no han quedado bien delimitados.

La utilidad de este estudio, además del ya mencionado sobre el corpus a investigar, es el del abordaje de una revista de cultura rock nacional contemporánea, que comparte con Rolling Stone Argentina -más allá de que La Mano haya comenzado a publicarse en 2004-, los lineamientos de una juventud actual, post-mundialización18, para la cual el rock es una marca ineludible al momento definir su identidad –como se verá al analizar la Tesis de María Soledad Aspilcueta y Mariana Medjogorac-.
Las revistas de rock en Argentina: un recorrido breve pero consistente

Mariel Gabriela Zabiuk19 hace un corto pero contundente repaso por las publicaciones de rock en la Argentina, que sitúa casi en paralelo al surgimiento del llamado rock nacional.

Su artículo tiene un neto corte historicista pero sin las perimidas formas de la historia al momento de relatar los hechos históricos no tan alejados del presente en la línea temporal.

Inicia su recorrido por las publicaciones de la década del ’60: Pinap, La bella gente y Cronopios, para llegar a aquella que, a su entender, divide las aguas “Se distinguiría rápidamente la Pelo, dirigida y escrita en su mayor parte por Daniel Ripoll. Editada en 1970, contenía información sobre músicos del país e internacionales, discografía, recitales, estilos musicales. Su nombre era un símbolo de lo que diferenciaba a la juventud: el pelo largo, signo físico del desafío de los jóvenes a las convenciones sociales, sinónimo de ‘subversivo’ en las mentes militarizadas que concebían como peligroso a ese nuevo sujeto social 20.

Utiliza un lenguaje entre académico y coloquial que desconcierta, siendo que se trata de un artículo que es parte de una publicación universitaria, pero que tal vez pueda ser entendido dentro del contexto al que alude que es el del rock y la juventud.

Después de dedicarle una interesante cantidad de caracteres a Pelo y su paso de la independencia a “la transa” –en cuanto a contenidos inicialmente artísticos, luego más comerciales-, recala en varias revistas “efímeras” –en su decir- como Estornudo, Roll o Rolanroc, llegando a Mordisco, que fuera el puntapié inicial para lo que sería, dos años más tarde, El Expreso Imaginario.

Cualquier cosa que pueda leerse en este artículo sobre El Expreso Imaginario queda minimizado luego de haber leído con detenimiento el libro de Benedetti y Graziano, por lo que opto por dejar de lado las referencias que hace sobre esta publicación, que serían reiterativas-.

Menciona otros proyectos de los fundadores de El Expreso, como fueron Zaff!!! y Pan caliente (de Jorge Pistocchi, luego de alejarse de la redacción del Expreso, que quedaba en manos de Roberto Pettinato), “que además contaban con los derechos de la Rolling Stone norteamericana para publicar sus artículos21”.

Continúa con la enumeración de las revistas y aporta alguna que otra anécdota que no suma demasiado al objeto de esta ponencia –y creo que tampoco al artículo en sí-, pero plantea, como también lo hace Estación Imposible, la simbiosis que existía entre los músicos y los periodistas –que comenzaban a ser “especializados”- en la época fundacional del rock nacional.

Hace un intento por ubicar al rock de la contracultura dentro de una clase social determinada, y una ruptura: “El rock parecía ser una experiencia de quienes pertenecen a la clase media o media alta, no había relatos que tuvieran en cuenta a los sectores populares como posibles generadores de jóvenes interesados en el rock. Cerdos y Peces fue la primera que dio cuenta de otro tipo de prácticas juveniles y de temas marginales22. Este esbozo de “lo social” dentro del rock será explotado en la tesis a la que referiré en el próximo punto, sobre identidades juveniles a través de la música.

Al llegar a los ’80 –y en democracia- menciona a Twist y gritos (el nombre de una canción de The Beatles) y la publicación El Musiquero –con partituras para aquellos que quisieran tocar las canciones de sus ídolos-, que pertenecía a una nueva radio que daría que hablar: la Rock and Pop. Refiere brevemente a 13/20, a la que cataloga de “producto destinado a los ídolos adolescentes23”, y a Caín. Señala también la profusión de “revistas ‘subtes’, de aparición esporádica, con tiradas excesivamente limitadas, producidas en su mayoría por estudiantes secundarios o universitarios, escritores, poetas, gente dedicada al rock desde el periodismo o la música directamente24”. Esas publicaciones “subtes” son tomadas por Estación Imposible –las publicadas en los años ’60- como el germen de lo que sería el periodismo de rock en Argentina, que en este caso resurgen, a decir de la autora, por la necesidad de las minorías musicales de reflejar lo que ocurría en ese “aquí y ahora” con los géneros alternativos como el heavy metal, el punk o el incipiente hardcore.

En los ’90 valoriza como exponentes del “nuevo siglo” a Revólver y Esculpiendo Milagros, que se ocupaban de lo que se dio en llamar “rock alternativo25

He llegado aquí a uno de los puntos álgidos del artículo, donde me aporta dos de las definiciones más significativas y útiles a los fines de mi trabajo. La primera: “Al analizar las revistas de rock editadas en Argentina, lo que nos estamos preguntando es cómo representar la experiencia del rock en un lenguaje que dé cuenta de esa experiencia, y cómo son las relaciones entre prensa e industria, cultura juvenil y consumo. La tensión presente en el rock –o en toda expresión artística en la actualidad- entre independencia/industria- se mezcla el arte con la industria, la creatividad con el negocio- le ha dado forma a las publicaciones26, manifestándose con mayor claridad en la actualidad 27.

Ya al citar a Rolling Stone como fuente al momento de hablar de periodismo mainstream28, la autora se mete de lleno en el que será mi objeto de estudio, ya que vierte sobre Rolling Stone Argentina la segunda de las definiciones antes mencionadas como cruciales: “Desde hace ya unos 10 años hay revistas que se valen de licencias de medios internacionales, ya no se trata de formatos originados aquí.



La Rolling Stone, símbolo del rock and roll norteamericano y de los ideales contraculturales asociados a él, es paradójicamente la que viene a cuestionar –o abandonar- de algún modo ese canon establecidos valiéndose de lo tildado como ‘comercial’ según el mismo: artistas –ya no importa si músicos, actores, deportistas, figuras de la tv extremadamente publicitados en todos los medios, pueden aparecer por igual en su tapa y ser los protagonistas principales o ‘producciones’ en la que lo más importante es la imagen fotográfica, junto a notas de los más prestigiosos periodistas del ámbito rockero29

Luego discurre sobre Los Inrockuptibles y su evidente carga literario-musical, sobre La Mano como resabio de El Expreso Imaginario, La García y Soy Rock, para finalmente dejar la puerta abierta a estudios que se dediquen a las publicaciones virtuales y los blogs.

Es claro el posicionamiento de la autora al momento de referirse a “lo comercial” y “lo artesanal” en cada una de las publicaciones, resaltando cuáles son producto de la mera “industria cultural” o reales proyectos con intenciones periodísticas de vanguardia. Este estudio refleja una postura crítica para con la revista Rolling Stone en la actualidad, pero creo que para poder hacer estas afirmaciones, sería necesario realizar un relevamiento como el que propongo en mi futura tesis, a fines de saber si la franquicia argentina de Rolling Stone ha sido siempre un confuso magma rockero-comercial –como afirma la autora-, o si en sus principios albergaba otro tipo de objetivos.
La llama de la juventud (o el rock vivido desde adentro)

Para finalizar el recorrido por los textos elegidos, la Tesis de Grado de María Soledad Aspilcueta y Mariana Medjogorac se sumerge en la búsqueda de la identidad que los jóvenes adquieren a través de la música. Para ello se valen de numerosas citas sobre “identidad”, “cultura joven” y “ámbito de pertenencia”, y proponen un desafío interesante: comparar lo que era la identidad rockera en los albores del rock nacional con su paralelo –de existir, y ellas afirman que así sucede- en los noventa.

Su Tesis se basa, fundamentalmente, en pensar las identidades desde el impacto que la música ejerce sobre los jóvenes como colectivo social, retomando la perspectiva que Gilberto Giménez utiliza para hacer una intersección entre una Teoría de la Cultura y una Teoría de los Actores Sociales30: …concebir la identidad como elemento de una teoría de la cultura distintivamente internalizada como habitus o como representaciones sociales por los actores sociales, sean estos individuales o colectivos31”.

A su vez, aplican la categorización que Giménez presenta sobre los tres tipos de elementos que ayudan a ver cómo se definen las identidades de las personas:



  1. Pertenencia social (a una pluralidad de colectivos): “Cuanto más amplios son los círculos sociales de los que se es miembro, tanto más se refuerza y se define la identidad personal32

  2. Atributos identificatorios “…por los cuales las personas no sólo se distinguen por sus ámbitos de pertenencias sino también por una determinada configuración de atributos considerados como aspectos de personalidad33”.

  3. Narrativas biográficas: historias de vida.La distinguibilidad de las personas remite a la revelación de una biografía incanjeable. Esta dimensión de la identidad requiere como marco el intercambio interpersonal. Esta narrativa ‘configura’ y reconfigura una serie de actos y trayectorias personales del pasado para conferirle sentido34”.

Al igual que quienes crearon El Expreso Imaginario, se busca pertenecer a un grupo determinado que entienda determinados códigos, actitudes, miradas frente a la vida que los ayuden a conformar una identidad propia y particular, que a su vez les permita relacionarse con otras personas –en este caso, jóvenes- con intereses afines.

De eso trata esta Tesis. Define constantemente el rol del joven, tanto entonces en los ’60 como ahora en los ’90 y la necesidad plena y pura de pertenecer, de no quedarse afuera, de ser parte de algo que sucede y crece a medida que ellos, como seres humanos y actores sociales se desarrollan.

Si bien estos aportes son importantes al momento de retomarlos para mi estudio, debo decir que este material se torna reiterativo y recae sobre las mismas afirmaciones una y otra vez, desde diferentes autores, pero diciendo lo mismo, sólo que con palabras a veces más académicas, y las más, demasiado coloquiales. Infiero que esto sucede porque las bandas de los ’90 que toman para estudiar en profundidad a nivel discurso son Los Piojos y Bersuit Vergarabat, de las cuales ambas autoras se confiesan fanáticas en los agradecimientos iniciales de la Tesis.

Al hablar de la música en los ’90, el fragmento estudiado se torna demasiado pequeño como para dar un panorama tan abarcador como el que se pretende. Por ejemplo: “Para analizar la década del ’90, tomamos dos bandas características del momento, ellas son Bersuit Vergarabat y Los Piojos, ambos grupos son importantes para la formación y la reconstrucción de la década a desarrollar. (…) La música es considerada para esta generación como un momento de compañía, un espacio de ocio en el que se reflejan las emociones, en contraposición a lo que ocurre en la década del ’70 en el que la música toma el valor de una postura ante la vida, una forma de ser y actuar”35.

No creo, habiendo leído la tesis, que este sea un punto a poder afirmar, porque evidentemente los entrevistados elegidos han dado respuestas que sin duda iban a encajar en lo que ellas necesitaban justificar. Es decir, el muestreo no ha sido lo suficientemente amplio como para reflejar una identidad juvenil completa, sino que refleja una pequeña porción que no da la sensación de estar justificada a lo largo de la tesis.

En determinados momentos pareciera que era necesario llenar determinada cantidad de páginas con citas, por lo que las reiteraciones se tornan densas y aburridas. La trascripción de canciones de las bandas de antes como de ahora a veces ni siquiera funcionan como un buen elemento ilustrativo para el marco en el cual se viene desarrollando el discurso. Y llegado el momento de las conclusiones, las mismas podría decirse que son casi obvias: “Una de las cuestiones a remarcar sobre el género musical elegido es que el rock es un estilo no sólo musical sino de vida y un referente cultural y generacional importante para los jóvenes. Es decir, los identifica grupal e intra-generacionalmente. (…) Entre las características destacables del rock y su evidente poder de perduración a través de los años, destacamos:



  1. El hecho de poder renovar y reinventar sus mecanismos de generación y de transmisión, como así también sus propias marcas de identificación, pero a la vez, creando formas de decir propias que están emparentadas con el propio código comunicacional de los jóvenes;

  2. El haberse ‘recortado’ como emergente y portavoz histórico de distintas generaciones;

  3. El hecho de poder ser percibido como producción musical nacional pero a la vez como código de comunicación e identificación. Experiencia humana, socio-histórica y cultural que se vive con otros;

  4. Lo cual le ha permitido erigirse y transformarse en elemento socializador y ‘aglutinante’ de distintos grupos y sectores;

  5. Un proceso-producto-experiencia intra e intergeneracional pasible de generar identificaciones positivas, especialmente entre los adolescentes y jóvenes cuyas historias están íntimamente relacionadas con él;

  6. Uno de los géneros musicales que permite, a través de sus letras y mensajes, decir lo que otros callan, característica por la que llegó a ser considerado una contracultura (…)

La producción del rock siempre estuvo asociada e incluso condicionada y determinada por las condiciones de contexto socio-político e histórico36”.

Continúa hablando sobre el rock como compromiso en los ’70, y vuelve a decir que en los ’90 es una compañía… Lo que realmente considero es que las conclusiones a las que han llegado luego de haber atravesado un proceso tal como es el de una tesis, son conclusiones del sentido común, de aquel que alguna vez se ha puesto a reflexionar, aunque sea mínimamente, sobre lo que es el rock y lo que significa para los jóvenes sin necesidad de haber realizado, para ello, una investigación científica que culmine en una Tesis de Grado.


A manera de conclusión

Puedo decir que me he encontrado con materiales de los más variados:



  • Estación Imposible, lleno de recursos de enunciación expresivos y elaborados en profundidad. Excelentemente escrito, con ideas claras y precisas al momento de sentar un juicio y abrir un debate o dar a conocer temáticas tal vez no tan conocidas o estudiadas académicamente.

  • Me he topado con una interesante ponencia que retoma, en cierto modo, al libro antes mencionado, desde lo que es La Mano –o fue en sus comienzos-, con un futuro prometedor en caso de convertirse en una Tesis.

  • He descubierto que el ámbito académico se preocupa más por el rock y su historia escrita de lo que suponía, ya que el artículo de Zabiuk, si bien contiene afirmaciones que no comparto, hace un relevamiento corto pero preciso de las publicaciones de rock en Argentina.

  • Y, sin tanto orgullo, me topé con una Tesis que bien podía haberse quedado en un ensayo.

  • Cada uno de estos trabajos, a su manera, me han aportado diferentes conceptualizaciones, recursos, vocabulario, bibliografía y conocimientos específicos que me ayudarán en la búsqueda por conformar qué es cultura rock para Rolling Stone Argentina.



Bibliografía

  • Zabiuk, Mariel G., “Las revistas de rock en Argentina”, Trampas de la comunicación, número 52, mayo de 2007, pp. 43-46.

  • Aspilcueta, María Soledad, Medjugorac, En los ojos del joven, arde la llama, en los del adulto, brilla la luz. La identidad de los jóvenes a través de la música. Tesis de Grado para la Licenciatura en Comunicación Social, orientación Periodismo, Facultad de Periodismo y Comunicación Social, Universidad Nacional de La Plata, 2004.

  • Benedetti, Sebastián y Graziano, Martín E., Estación Imposible. Periodismo y contracultura en los 70: la historia del Expreso Imaginario, Héctor Oliveri Editor, Buenos Aires, 2007.

  • Herlax, Juan y Sansoni, Diego, Revista La Mano: entre la diferenciación y la industria cultural, ponencia en el marco del I Congreso Virtual “La Tesis. Recorridos conceptuales por el campo de la comunicación” http://perio.unlp.edu.ar/seminario/nivel2/nivel3/ponencias/mesa4/HERLAX_SANSONI.htm

  • Marradi, Alberto, Archenti, Nélida y Piovani, Juan Ignacio, Metodología de las Ciencias Sociales, Emecé, Editores, Buenos Aires, 2007.

  • Ortiz, Renato, Otro territorio, ensayos sobre el mundo contemporáneo, Universidad Nacional de Quilmes, 1996.

  • Pujol, Sergio, Rock y dictadura. Crónica de una generación (1976-1983), colección Booket, Emecé Editores, Buenos Aires, 2007.

  • Las ideas del rock. Genealogía de la música rebelde, colección Facultad Libre, Homosapiens Editores, Rosario, 2007.

1 www.perio.unlp.edu.ar/Tesis

2 Sebastián Benedetti y Martín E. Graziano, Marcelo Héctor Oliveri Editor, Buenos Aires, 2007.

3 Juan Herlax y Diego Sansoni, en el marco del I Congreso Virtual “La Tesis. Recorridos conceptuales por el campo de la comunicación”

http://perio.unlp.edu.ar/seminario/nivel2/nivel3/ponencias/mesa4/HERLAX_SANSONI.htm

4 Marie Gabriela Zabiuk, Revista Trampas de la Comunicación, publicación editada por la FPyCS – UNLP, año 6, Nº 52, Rock, Cultura y Comunicación, La Plata, mayo 2007, pp. 43-46.

5 María Soledad Aspilcueta y Mariana Medjogorac, Tesis de Grado para la Licenciatura en Comunicación Social, orientación Periodismo, de la FPyCS – UNLP, año 2004.

6 Defino contracultura con una cita: “(…) Todas estas manifestaciones eran genuinas y, con muy poca información, respondían a una tendencia mundial, designada como contracultura porque circulaba y se desarrollaba por debajo del cauce principal (mainstream). La contracultura, que había despertado a la masividad en los sesenta, alumbró a los jóvenes como actor social autónomo a escala generacional, y halló en la música rock un vehículo, y en la cultura rock, su más poderoso constituyente. Con su propio sistema de valores, cánones de conducta y espacios de negociación, la juventud debió ser asumida como un estrato social en principio y en apariencia, etario. Uno de sus principales referentes teóricos Herbert Marcuse, en aquellos años de convulsión se preguntaba contra qué o quiénes iba dirigida la oposición e esos jóvenes. Luego arrimaba una respuesta: ‘es una posición contra todo el llamado way of life de este sistema; una oposición contra la presión, contra la presión omnipresente del sistema que, mediante una productividad represiva y destructiva, lo degrada todo en forma cada vez más inhumana’ (…) Aún así, no se trataba de un movimiento homogéneo y premeditado (…) En 1968 el sociólogo Theodore Rozak, describió: ‘la contracultura no es ni mucho menos un movimiento tan disciplinado. Tiene algo de cruzada medieval: variopinta procesión en constante movimiento, ganando y perdiendo miembros a lo largo del camino”. (Ibid. nota 2, pp. 17-18)

7 Ibid. Nota anterior, p. 26.

8 Ibid. Nota anterior, p. 17.

9 Ibid. Nota anterior, pp. 23-24.

10 Para saber de qué se trataba la autocensura en El Expreso Imaginario, valen estas citas: Una reunión dejó como saldo algunas precauciones y, sobre todo, una certeza: la revista iba a salir. Eso sí, dejando a un lado los temas más delicados como la Iglesia, drogas y política. O al menos su trato directo (O. Cit. p.26). “Sin embargo, el nervio que impulsaba a la revista durante esos primero años era la búsqueda de grietas, de espacios liberados para la comunicación, entonces esas reseñas procuraban tener, por sobre todas las cosas, una función solidaria. Alfredo Rosso lo apunta con seguridad: ‘Si vos hacías apología de la obra de teatro El Plauto, que era un canto a la libertad y a sacarse las mordazas, estabas diciendo claramente tu opinión política. Pero eso estaba metido en la crítica de una obra. Entonces, de alguna manera, se podía suplantar el hecho de que no se pudiera hablar abiertamente de política con el metamensaje”. (Ibid. Nota anterior, p. 71).

11Ibid. Nota anterior, pp. 94.

12Ibid. Nota anterior, pp. 96.

13“… el Expreso circulaba, digamos, oficialmente. Con un poco de suerte, cualquiera podía topársela en los kioscos de revistas del interior del país, escondida entre las tapas de Gente y El Gráfico. Eso la convertía en una revista alternativa, no subte. Tensionaba al Sistema desde afuera, pero poniendo las preguntas por dentro”. (Ibid. Nota anterior, p. 86)

14 Ibid. Nota 3

15 Ibid. Nota anterior.

16 Ellos citan el siguiente texto: “…perdurarán aquellas (revistas) que hayan logrado un contracto de lectura adaptado al dominio en cuestión: el éxito (o el fracaso) no pasa por lo que se dice (el contenido) sino por las modalidades de decir el contenido”, de la obra Cuando leer es hacer. La enunciación en el discurso de la prensa escrita (traducción del francés). París, IREP, 1984, del mencionado autor, que bien puede aplicarse al estudio que haré.

17 Ibid. Nota 15.

18 Opto por el término mundialización y no globalización, de acuerdo a las definiciones que de ambas expresara Renato Ortiz:”Cuando nos referimos a la economía y la técnica, nos encontramos ante procesos que reproducen sus mecanismos, de igual modo, en todos los rincones del planeta. Hay un solo tipo de economía mundial, el capitalismo, y único sistema técnico (fax, computadoras,

energía nuclear, satélites, etc.). Sin embargo, es difícil sustentar el mismo argumento respecto de los universos culturales. Por ese motivo prefiero utilizar el término globalización” al referirme a la economía y la tecnología; son dimensiones que nos reenvían a una cierta unicidad de la vida social. Y reservo entonces el término “mundialización” para el dominio específico de la cultura”.



Ortiz, Renato, Otro territorio, ensayos sobre el mundo contemporáneo, Universidad Nacional de Quilmes, 1996, p. 22.

19 Profesora de Historia, UNLP. Trabaja en escuelas secundarias. Es ayudante en Historia, Sociedad y Economía Latinoamericana, Facultad de Trabajo Social. Actualmente cursa la maestría en Historia y Memoria y su tesis será “Jóvenes y cultura rock en La Plata 1960-1982”. Columnista de rock en Radio Universidad. Currículum que acompaña la nota objeto de esta ponencia, en Trampas de la Comunicación, publicación editada por la FPyCS – UNLP, año 6, Nº 52, Rock, Cultura y Comunicación, La Plata, mayo 2007, pp. 43.

20 Ibid. Nota anterior, p. 44.

21 Ibid. Nota anterior, p. 45.

22 Ibid. Nota anterior.

23 Ibid. Nota 14, p. 46.

24 Ibid. Nota anterior, p. 46.

25 Para la definición de este sub-género del rock se recomienda visitar http://es.wikipedia.org/wiki/Rock_alternativo

26 Nota al pie y cita de la autora “Ya en el primer número de la RS fundador Jan Wenner expresaba: ‘dado que los periódicos comerciales se han vuelto tan inexactos e irrelevantes, y dado que las revistas para fans son un anacronismo, ocupadas de mitos y de tonterías, esperamos poder ofrecer a los artistas y a la industria, y a toda persona que crea en la magia que puede hacerte libre” Rolling Stone Nº 1 9/1/1967 citado en Simon Frith, La sociología del rock, Madrid, Júcar, 1980., p. 179 (el subrayado es nuestro)

27 Ibid. Nota 14, p. 46.

28 Para una definición estándar de este anglicismo, recomiendo acudir a http://es.wikipedia.org/wiki/Mainstream

29 Ibid. Nota anterior, p. 46.

30 Ibid. Nota 5, p. 7

31 Nota al pie y cita de las autoras: Gimenez, Gilberto, Materiales para una teoría de las identidades sociales, p. 11. Revista Frontera Norte, volumen 9 número 18. Julio-Diciembre de 1997.

32 Ibid. Nota 29, página 8 y nota 30.

33 Ibid. Nota 29, p.8.

34 Ibid. Nota anterior, p. 9.

35 Ibid. Nota anterior, p. 55.

36 Ibid. Nota anterior, p. 116-117




База данных защищена авторским правом ©shkola.of.by 2016
звярнуцца да адміністрацыі

    Галоўная старонка