Diario concursal premium




старонка18/22
Дата канвертавання24.04.2016
Памер1.38 Mb.
1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   22

● Concursal. Art. 58 LC. Prohibición de compensación.

14.Sentencia A.P. Guipúzcoa (s. 2ª) de 11 de marzo de 2014. (25/09/2014)




Ctrl + Clic para seguir el vínculo

Sentencia de la Audiencia Provincial de Guipúzcoa (s. 2ª) de 11 de marzo de 2014 (Dª. YOLANDA DOMEÑO NIETO).

PRIMERO.- Por parte de la entidad Banco de Santander, S.A. se ha interpuesto recurso de apelación contra la sentencia de fecha 16 de Julio de 2.013, dictada por el Juzgado de Lo Mercantil nº 1 de San Sebastián, en solicitud de que se dicte nueva sentencia, estimando en su integridad la demanda incidental promovida por ella y desestimando en su integridad la demanda reconvencional, absolviéndole de todos sus pedimentos, todo ello con expresa imposición de costas de la Primera Instancia.

(...)


Sostiene, como segundo motivo de recurso, la indebida aplicación del art. 58 de la Ley Concursal, por no resultar de aplicación a las cuentas de crédito la prohibición de compensación de este precepto, que, en este caso, la compensación tiene lugar por el propio mecanismo del crédito y su registro contable y, además, porque así se pactó esta forma de garantía en su funcionamiento y que es esencial como mecanismo del arrastre de la cuenta del haber y el debe, que, por tanto, nos encontramos, en lo que hace referencia a la compensación de créditos y deudas, en el marco de un Contrato de Apertura de Crédito, cuyo límite crediticio de 150.000,00€ se pacta para un fin concreto y exclusivo, que es para el anticipo y descuento de créditos contra sus clientes, tanto en soporte físico de efectos de comercio como en soporte magnético, que no hay un verdadero Acto de Disposición, sino la aplicación de una Cláusula Contractual pactada en una Póliza de Crédito, sin que exista ningún perjuicio contra la Masa Pasiva, en la medida en que ella tenía un crédito a su favor en el momento anterior a la declaración del Concurso y, la compensación, cuando se recibe el cobro, opera de forma automática por el propio sistema de la cuenta de crédito, y que la sentencia conceptúa la compensación fuera del marco del Contrato de Crédito, en virtud del cual debe contextualizarse, y de forma errónea aplica el art. 58 de la L.C . de la prohibición de compensación, tras la declaración del concurso, como si nos encontrásemos con créditos y deudas que procedan de relaciones jurídicas distintas, lo que no es así.

Y alude, como tercer motivo de recurso, al enriquecimiento injusto, sosteniendo que el importe de los derechos de crédito que se ordenan devolver asciende a 125.661,52€ y dicho importe ya fue cobrado por la concursada de ella, a través del anticipo o descuento, y lo que ahora se articula es cobrarlo por segunda vez y, a través del concurso, someterlo a quita y espera, que la acción de la reconvención, por la que se formula una reclamación de cantidad de 125.661,52€, es una acción de reintegración implícita, ya que se pretende anular los asientos de una cuenta corriente de crédito, que, tras la gestión de cobro realizada, le asiste el derecho a percibir el importe de dichos efectos pagados por el firmante de los mismos, como es consustancial en este tipo de contratos, y que, como reitera el TS, este tipo de operaciones no causan ningún perjuicio ni disminución económica al patrimonio del descontatario, ni a la masa activa, por lo que no hay daño alguno para los acreedores, encontrándonos ante un claro supuesto de enriquecimiento injusto, que se prohíbe por nuestro ordenamiento (entre otros preceptos que lo tratan arts. 1.158 y 1.145 del C.C .)

A la vista de los términos en que ha sido formulado el presente recurso es evidente que se alega por la entidad recurrente que se ha producido por parte del Juzgador de instancia una incorrecta valoración de las actuaciones y una inadecuada aplicación de las normas legales vigentes y reguladoras de la materia de que se trata, que le ha conducido a la estimación parcial de las pretensiones por ella formuladas en su escrito de la demanda y a la estimación total de las pretensiones contenidas en la demanda reconvencional interpuesta por la Administración concursal y por la concursada, razón por la cual procede examinar dichas actuaciones, a fin de determinar si han sido o no correctamente valoradas las mismas y si ha sido o no aplicada al caso en forma adecuada la normativa pertinente.

(...)


TERCERO.- Y por lo que hace referencia al segundo motivo de recurso formulado por la entidad Banco de Santander, S.A., a través del cual la misma sostiene que se ha producido la indebida aplicación del art. 58 de la Ley Concursal, por no resultar de aplicación a las cuentas de crédito la prohibición de compensación de este precepto, compensación que, en este caso, tiene lugar por el propio mecanismo del crédito y su registro contable, que nos encontramos en el marco de un Contrato de Apertura de Crédito, cuyo límite crediticio de 150.000,00€ se pacta para un fin concreto y exclusivo, que es para el anticipo y descuento de créditos contra sus clientes, que no hay un verdadero Acto de Disposición, sino la aplicación de una Cláusula Contractual pactada en una Póliza de Crédito, sin que exista ningún perjuicio contra la Masa Pasiva, y que la sentencia conceptúa la compensación fuera del marco del Contrato de Crédito, en virtud del cual debe contextualizarse, y de forma errónea aplica el citado precepto, como si nos encontrásemos con créditos y deudas que procedan de relaciones jurídicas distintas, lo que no es así, ha de precisarse que ese motivo ha de ser desestimado, por cuanto que el examen de las actuaciones, y en concreto de la documentación aportada, permite comprobar que las mismas han sido correctamente valoradas y que ha sido tomada en consideración la normativa que resulta pertinente y aplicable al caso que nos ocupa, dado que de ellas resulta constatado que la citada entidad recurrente ha procedido al cobro de efectos mercantiles descontados por un importe de 125.661,52 euros y que dicho importe proviene de créditos no vencidos, que fueron objeto de cesión antes de la declaración de concurso, por lo que, en consecuencia, despues de la declaración de concurso, tan solo la concursada tenía derecho a proceder al cobro de ese crédito, de conformidad con lo dispuesto en el art. 58 de la Ley Concursal, que ha sido correctamente aplicado.

En efecto, ha apreciado el Juzgador de instancia, de la documentación aportada a las actuaciones, y ha expuesto en unos pronunciamientos de todo punto correctos, que esta Sala asume en su integridad, que la póliza de negociación de letras de cambio, documentos mercantiles y otras operaciones que se menciona en la demanda, y sobre la que versa la presente controversia, constituye una variante del llamado contrato de descuento bancario, señala las características del citado contrato de descuento, sus peculiaridades y la forma y manera en que el mismo se articula, Y la consideración que los efectos descontados tienen en este ámbito concursal en que nos encontramos, y más puntualmente la circunstancia de que los efectos descontados no satisfechos a su vencimiento antes de la declaración de concurso suponen un crédito ordinario, en tanto que los efectos descontados pendientes de vencimiento a la declaración de concurso suponen un crédito contingente ordinario, dado que en ellos hay cesión salvo buen fin, siendo, por lo tanto, equiparable la falta de pago a la condición suspensiva prevista en el art. 87 de la Ley de Concursal .

Y ha señalado acto seguido, y en lo que hace referencia a este caso que nos ocupa, que, aun cuando no había discusión en cuanto al carácter concursal del crédito compensado, la entidad Banco de Santander, S.A. solicitó su calificación como contingente, reconocimiento que no se verificó en su momento por la Administración Concursal, y, puesto que dicha entidad insiste en esa solicitud, ello supone un reconocimiento de que hay una cesión y que la misma era salvo buen fin, por lo que la concursada mantenía la titularidad del crédito y ello suponía la integración en la masa pasiva del concurso del importe correspondiente a los créditos cedidos que la entidad había anticipado a la concursada, si bien sujetos a la condición del impago, pero,dada la circunstancia de que no se ha producido el mismo y, en lógica consecuencia, no se ha cumplido la condición, ello conlleva la aplicación de la regla general contenida en el artículo 58 de la Ley Concursal, con la consiguiente confirmación como contingente del crédito y la obligación de la demandante de proceder a la devolución de los efectos indebidamente percibidos.

Y dichos pronunciamientos resultan de todo punto acertados, por cuanto que el citado art. 58 de la Ley Concursal determina que "Sin perjuicio de los previsto en el artículo 205, declarado el concurso, no procederá la compensación de los créditos y deudas del concursado, pero producirá sus efectos la compensación cuyos requisitos hubieran existido con anterioridad a la declaración", con lo que es evidente que contiene una prohibición de verificar la compensación de los créditos y deudas del concursado, pero también una excepción, que tiene lugar en aquellos supuestos en los que concurren, con anterioridad a la declaración del concurso, los requisitos precisos para que proceda la compensación de créditos, requisitos que se reseñan en el artículo 1.196 del Código Civil, resultando, pues, preciso que el crédito en cuestión sea exigible antes de la declaración de concurso, y, puesto que se da la circunstancia de que en el presente caso el crédito a que se refiere la demanda interpuesta no pertenecía a la entidad Banco de Santander, sino que era de la titularidad de la concursada, careciendo de derecho a operar las compensaciones llevadas a cabo y que no eran posibles antes de la declaración del concurso, por cuanto que el crédito de la concursada contra el banco no había nacido todavía, no cabe duda de que los importes percibidos por la misma en forma indebida de los terceros deudores, y que se concretan en la suma de 125.661,52 euros, han de ser reintegrados a la citada concursada, dejando sin efecto esa compensación verificada por la misma, con estimación de la demanda reconvencional formulada, tal y como ha sido acordadado en la resolución impungada.

CUARTO.- Y, por lo que hace referencia al tercer motivo de recurso planteado por la entidad Banco de Santander, S.A., por medio del cual alude dicha entidad al enriquecimiento injusto, sosteniendo que el importe de los derechos de crédito que se ordenan devolver asciende a 125.661,52€ y dicho importe ya fue cobrado por la concursada de ella, a través del anticipo o descuento, y lo que ahora se articula es cobrarlo por segunda vez y, a través del concurso, someterlo a quita y espera, que la acción de la reconvención es una acción de reintegración implícita, ya que se pretende anular los asientos de una cuenta corriente de crédito, que, tras la gestión de cobro realizada, le asiste el derecho a percibir el importe de dichos efectos pagados por el firmante de los mismos, como es consustancial en este tipo de contratos, y que, como reitera el TS, este tipo de operaciones no causan ningún perjuicio ni disminución económica al patrimonio del descontatario, ni a la masa activa, por lo que no hay daño alguno para los acreedores, dicho motivo ha de ser desestimado, pues, además de darse la circunstancia de que no fue siquiera mencionado en el eescrito de contestación a las demandas reconvencionales formuladas, se da tambien la circusntancia de que en modo alguno queda justiifcado en las actuaciones que se haya producido el enriquecimiento pretendido.

En efecto, la entidad Banco de Santander, S.A. ha procedido al cobro de cantidades correspondientes a un crédito de terceras entidades deudoras y a su posterior compensación, sin que tuviera derecho a ello, dado que tal derecho lo ostentaba la concursada, según lo ya expuesto, por lo que es evidente que esos importes que le han sido abonados, y que ha percibido indebidamente, han de ser reintegrados a la misma, debido a que es ella la titular del crédito, dejando sin efecto esa compensación verificada, sin que ello suponga acto de enriquecimiento alguno por parte de dicha concursada, sin perjuicio, por supuesto, de que la citada entidad demandante reconvenida pase a ser titular del oportuno crédito concursal, que le ha de ser debidamente reconocido frente a la concursada en el procedimiento incoado y tramitado en relación a la misma, por las cantidades que en su justa medida le correspondan.

Y, dado que, en consecuencia con todo lo ya expuesto, carecía la citada entidad del derecho de cobro de ese crédito de esas terceras entidades deudoras que han procedido a su abono, y carecía del derecho a proceder a su posterior compensación, no podía por menos que concluirse que los importes que le han sido satisfechos han de ser reintegrados a la concursada, dejando sin efecto esa compensación verificada por la misma, tal y como ya se ha indicado precedentemente, y se mantiene ahora, con la consiguiente confirmación que ello ha de conllevar de la sentencia dictada, al resultar la misma correcta en todos sus extremos.

1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   22


База данных защищена авторским правом ©shkola.of.by 2016
звярнуцца да адміністрацыі

    Галоўная старонка